Tres astilleros españoles se interesan por el hidrógeno verde

Tres astilleros españoles están ejecutando un estudio de viabilidad para desarrollar un sistema innovador de abastecimiento eléctrico gracias a la explotación del hidrógeno verde. El C.N.P. Freire, Astilleros de Santander (Astander) y Astilleros de Mallorca, con el apoyo de la Fundación Centro Tecnológico Soermar, trabajan ya en el diseño conceptual avanzado de un conjunto de producción y almacenamiento de hidrógeno que alimentará una pila de combustible para la generación de energía.

Se trata de un planteamiento completamente disruptivo que cuenta con el respaldo de la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Si se materializan las conclusiones de este estudio, los astilleros participantes cubrirían parte de su demanda energética con energía limpia producida a partir de una fuente renovable, barata e ilimitada. De hecho, se facilitaría la toma de decisiones para mejorar su eficiencia eléctrica y se contribuiría a recudir su huella ambiental. De este modo, se pone de manifiesto su deseo y compromiso de cumplir con las premisas medioambientales recogidas en la Agenda 2030 de la Unión Europea.

Actualmente, los investigadores están analizando los diferentes métodos de producción y de almacenamiento, así como la propia pila de combustible, con el fin de realizar la selección óptima del conjunto. Asimismo, basándose en técnicas aprovechamiento térmico, se pretende emplear el calor residual del conjunto para los sistemas sanitarios y HVAC (calefacción, ventilación y aire acondicionado) de estas instalaciones.

Astander está implicado en la descarbonización del sector

El hidrógeno es un elemento químico que se encuentra de manera natural en el entorno (forma parte de la moléculas del agua), que atesora una gran capacidad energética y cuya explotación como fuente de energía puede ser 100% limpia. De hecho, los generadores que consumen hidrógeno, también conocidos como pilas de combustible, únicamente dejan agua destilada como residuo. Esta investigación supondrá un gran salto a nivel europeo e internacional en materia de eficiencia. Gracias a ella, los astilleros participantes generarán amplios conocimientos relacionados con los combustibles alternativos. Una circunstancia que les permitirá situarse en la vanguardia europea a la hora de utilizar esta tecnología como fuente energética.

Tecnología en fase de desarrollo

A pesar de que su utilización en la industria marítima todavía está en una fase muy incipiente, la versatilidad que ofrece el hidrógeno como vector energético le convierte en la alternativa más interesante para acelerar los procesos de descarbonización dentro del sector. De hecho, los sistemas de propulsión que explotan el rendimiento energético de este elemento son considerados una de las soluciones de futuro más prometedoras para la eliminación de las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte marítimo.

Así se puso de manifiesto durante la jornada “El Hidrógeno como combustible del futuro. Retos y oportunidades para la industria” que organizó el Clúster Marítimo de Cantabria (MarCa) hace un par de meses. El evento contó con alrededor de 70 participantes, lo que constata el interés de las industrias cántabras del sector azul por esta tecnología.

La urgencia medioambiental de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero desde el océano y la presión ejercida por normativas internacionales como la IMO 2020 han motivado una sensibilidad especial de la industria marítima cántabra sobre este aspecto. No en vano, ha destacado anteriormente por aplicar buenas prácticas en el desarrollo de estructuras energéticas offshore, el gas natural licuado (GNL), sistemas de depuración de emisiones o scrubbers, así como los sistemas autónomos de propulsión asistidos o velas rígidas.