Protección del patrimonio marítimo vasco

El rico patrimonio marítimo vasco se encuentra en peligro debido a la modernización de un sector que ha incorporado todo tipo de nuevos avances tecnológicos. La introducción de motores y nuevas tecnologías, los nuevos materiales, como la fibra de vidrio, plásticos, etc.; o la irrupción de industrias ajenas a lo local, han provocado que el sector se haya convertido y modernizado perdiendo muchos de sus elementos históricos.

En un intento de preservar el patrimonio marítimo y de promover la protección, difusión y su puesta en valor, el ejecutivo vasco ha realizado una convocatoria de ayudas, por un valor de 100.000 euros, dedicados a  apoyar económicamente la musealización de embarcaciones de madera; la puesta a punto y el armado de embarcaciones de madera para dar servicio al público; la puesta en valor de instalaciones de tierra, como astilleros, lonjas, y otros elementos como embarcaderos; y, finalmente, los gastos de reparación y adecuación de embarcaciones de madera. La principal novedad de la convocatoria de este año es que, como consecuencia de la situación generada por la Covid 19, no se subvencionará la organización de eventos para la puesta en valor de este patrimonio.

Proteger, difundir y conservar

Esta línea de ayudas, articuladas por el Departamento de Cultura y Política Lingüística, nació en 2018 con el objetivo de paliar la escasa consideración que históricamente ha tenido el patrimonio marítimo, apoyando aquellas iniciativas dirigidas a proteger lo que queda de este patrimonio. Las ayudas prestarán especial atención a las embarcaciones tradicionales de madera, muchas en manos de asociaciones y particulares, y cada vez menos frecuentes en los puertos vascos.

El Astillero Mendieta de Lekeitio (Bizkaia) presenta un deplorable estado de conservación

Por medio de estas subvenciones se podrá sufragar, como máximo, el 50% de las inversiones que se realicen con el objeto de proteger y conservar, poner en valor o difundir elementos vinculados al patrimonio marítimo.

La convocatoria incluye cuatro modalidades como los trabajos en embarcaciones de madera al objeto de su musealización; armado y puesta a punto de embarcaciones de madera para dar servicio al público; puesta en valor de instalaciones de tierra como astilleros, lonjas o elementos portuarios; y finalmente, los gastos de reparación y adecuación de embarcaciones de madera. Quedan fuera de la convocatoria las restauraciones o equipamiento estructural de la embarcación, como motores, velas y palos, o las obras de restauración y urbanización de las instalaciones en tierra.