“Operación Resiliencia”: la Marina francesa, a escena

Tal y como publicábamos el pasado 20 de marzo, Francia ha decidido involucrar de lleno a la Marina Nacional francesa en la lucha contra el Coronavirus, Covid-19, con el lanzamiento de la “Operación Resiliencia”, una movilización general de las fuerzas armadas del país vecino en apoyo al sistema sanitario y a la población en general.

Desde la base de Mulhouse, situada en una de las zonas más castigadas por la pandemia, Emmanuel Macron anunció la movilización general que ha llevado incluso al traslado en trenes de alta velocidad (TGV) de enfermos desde el Este (Estrasburgo) al Oeste francés. Entre otras medidas, los tres buques anfibios de la Marina (“Tonnerre”, “Mistral” y “Dixmude”) han sido movilizados. El primero de ellos ha realizado el transporte de una docena de afectados desde los hospitales de Córcega hacia el continente para testar las dificultades de la operación.

El “Tonnerre” ha realizado una prueba piloto que puso a prueba su logística

El “Tonnerre” realizó una navegación de 14 horas desde el puerto de Ajaccio a Marsella y confirmó las dificultades que supone la operación. El buque, gemelo con los otros dos, dispone de un hospital de 750 metros cuadrados y 69 camas medicalizadas, ampliables, con un equipamiento sanitario equiparable al de una población de 30.000 habitantes. Pero carece de una fuente de producción de oxígeno, por lo que debe equiparse con una ingente cantidad de bombonas. Otra dificultad añadida es el acceso de ambulancias civiles al interior del barco: las rampas están diseñadas para vehículos militares, de mayor altura de ejes, por lo que deben ser suplementadas. Por otra parte, en algunos puertos isleños, el acceso se ha de realizar mediante los medios anfibios del propio buque, lo que complica las labores de desinfección. Y, por último, los espacios de enfermería están diseñados en “presión positiva” para impedir la entrada de gérmenes del exterior. En el caso actual, estas áreas deben estar en “presión negativa” para no extender la infección al resto de la nave.

Movilización para ultramar

Con esta experiencia adquirida, el “Dixmude” y el “Mistral” han sido movilizados y están preparándose para entrar en acción en distintas partes del mundo. Así, el primero va a pertrechar en Tolón para cruzar el Atlántico y ofrecer sus servicios hacia mediados del mes próximo, en Martinica y Guadalupe, en el mar Caribe. Merced al acuerdo franco-holandés, también dará soporte a las islas de San Martín, San Bartolomé y la Guyana. Para ello se espera también el despliegue de un buque holandés y otro británico, aún sin designar.

La logística civil pone a prueba el acceso a los buques militares (Fuente: Marine Nationale)

Por su parte, el “Mistral”, en el océano Índico, ha realizado un abastecimiento en las islas Seychelles y se dirige a su misión de soporte en las Islas Reunión e Islas Comoras donde la situación es preocupante. A la epidemia actual se une un importante episodio de dengue que ha debilitado tanto a la población como al sistema sanitario local.

Es en estas localizaciones de ultramar donde el acceso a los buques se deberá realizar mediante los propios medios anfibios o bien por helicóptero: cada uno de ellos equipa hasta 4 aparatos, al menos uno de ellos de gran capacidad para el transporte y la logística.