Nuevo fiasco en el conflicto de la estiba del puerto de Bilbao

Las partes en conflicto por la huelga de la estiba en el puerto de Bilbao, han acudido a la llamada de la directora general de Trabajo, Verónica Martínez, con quien se han reunido. A pesar de que las empresas que integran Bilboestiba-CPE han rechazado la mediación tanto del Gobierno Vasco, a través del Departamento de Trabajo y Empleo, como del Ministerio dirigido por Yolanda Díaz, no se han negado a explicar su posición ante la autoridad que deberá dilucidar la solución del conflicto.

En el argumentario de las empresas sólo cabe la solución del arbitraje de obligado cumplimiento que estiman será favorable a sus tesis. Y que acabaría con la situación de “no negociación” repetida durante 25 reuniones –sin acuerdo alguno- entre las partes en el último año.  Así se expuso en la reunión convocada de urgencia en el Ministerio y que no consiguió desbloquear el conflicto que supera ya el medio centenar de días.

Por su parte, los sindicatos acudieron en la búsqueda de comprensión a su postura propicia a la mediación y ante la tesitura de solicitar un nuevo preaviso de huelga más allá de la que finaliza en día 9 de diciembre.

Mientras tanto, la situación se ha tornado tan desesperada para los operadores del puerto, que ya se empiezan a ver contenedores “bilbaínos” en puertos tan alejados como Ferrol o Cádiz, toda vez que las terminales más cercanas, como Gijón, Pasaia o Santander están al borde del colapso, mientras los trenes al Mediterráneo cuelgan el cartel de “completo”.

La lentitud de la Justicia

En este contexto de incertidumbre, surge una más con el aplazamiento, por tercera vez este año, de la Vista en la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional en contra de la ilegalidad del IV Acuerdo Marco de la Estiba. En plena negociación sobre el V Acuerdo Marco, aún se ha de dilucidar si el ahora vigente es legal o no.

La demanda fue presentada por ASOPORT por considerar que el Acuerdo Marco en vigor es contrario a los dos RDL de 2017 y 2019, consecuencia directa de la sentencia del TSJUE contra la legislación española que este tribunal consideró contraria a la libre competencia y que el Gobierno español modificó mediante los mismos.

Los convenios colectivos anteriores a estos RDL deben ser modificados para adecuarlos a los mismos y éste es el nudo gordiano que ha desembocado en la actual huelga que se desarrolla en el puerto de Bilbao. ASOPORT ha acudido a la Audiencia Nacional para que “se pronuncie explícitamente” sobre si la legislación europea y los Decreto Ley tienen rango superior a lo marcado por los convenios colectivos.

Desde la asociación, se temen que los sindicatos, sabiéndose perdedores, dilatan la celebración del juicio para seguir negociando un quinto acuerdo basado en una situación “ilegal”. No ayuda a la resolución de la situación que se haya señalado una nueva fecha para el juicio en junio del 2021, es decir, dentro de siete meses. ASOPORT considera que este nuevo plazo es “injustificado” y que perjudica a las empresas estibadoras y al sector en general, “como demuestra fehacientemente la huelga del puerto de Bilbao, que ya dura más de mes y medio”.

Las quejas se han trasladado al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que tampoco es una balsa de aceite política, en un intento de acortar los plazos. Sea cual sea la decisión del CGPJ, llegará tarde para evitar la catastrófica situación que la huelga en Bilbao está provocando en el tejido empresarial en general y en el sector logístico vizcaíno en particular.