Navarra impone una nueva tasa al transporte pesado

Navarra justifica su voracidad recaudadora a costa del transporte por carretera mediante un estudio en el que se afirma que “nueve de cada diez vehículos pesados” que circulan por las cinco vías en las que se van a instalar peajes “son de fuera de la Comunidad Foral”.

El “Estudio de la procedencia de los vehículos pesados circulantes por las vías de la Comunidad Foral de Navarra mediante la identificación de sus matrículas”, encargado a la empresa Girder Ingenieros, ofrece como resultado que “el 88% de los vehículos pesados que circulan por la Autovía del Norte (A-1), la Autovía de la Barranca (A-10), la Autovía de Leitzaran (A-15), la Autovía del Ebro (A-69) y la carretera Pamplona / Iruña-Behobia (N-121-A), son de fuera de Navarra” y será en esas cinco vías en las que el Ejecutivo Foral va a instalar peajes, sólo para camiones. A los denominados “héroes” durante el Estado de Alarma, se les ha caído la capa y deberán “rascarse el bolsillo” por valor de 45 millones de euros al año, dinero que irá a parar a una empresa pública creada exclusivamente para que se encargue de la gestión e implantación de peajes “exclusivamente para vehículos pesados”.

En junio pasado se dio a conocer esta decisión, apoyada por casi todos los grupos políticos navarros que prometieron “mantener reuniones y contactos” con las asociaciones de transportistas Anet y Tradisna con el fin de continuar abordando sus propuestas, entre las que se encuentra el establecimiento de una posible política comercial”. Pero desde estas asociaciones se rechazan los peajes. Así, en declaraciones a medios de comunicación, Alberto Latorre, Coordinador de Tradisna, dijo que “implantar peajes a los vehículos pesado en las principales vías es disparatada y discriminatoria”. Por su parte, el secretario general de Anet, Ignacio Orradre, consideró que “hemos pasado de ser héroes aplaudidos a destroza-carreteras”.

Desglose por vías

Según el estudio presentado ahora, la A-1 es la que presenta un porcentaje más elevado de vehículos pesados de fuera de Navarra, con casi un 97%, lo que evidencia que esta vía, limítrofe con otras Comunidades, sería empleada por vehículos de largo recorrido o que realizan desplazamientos entre diferentes territorios. En el lado opuesto se sitúa la A-10, con cerca de un 75% de vehículos pesados de fuera de la Comunidad Foral. En este sentido cabe recordar que la A-10 es una autovía que tanto su inicio como su final se encuentran dentro de Navarra.

Origen del tráfico pesado en Navarra

En el desglose de los datos relativos a los vehículos pesados en tránsito en cada una de las cinco vías, se puede observar que la A-1, denominada Autovía del Norte, Límite Araba / Álava- Límite Gipuzkoa, tiene una longitud de 13,77 kilómetros. Por ella circulan a diario en torno a 6.000 vehículos pesados. Según los datos registrados, el 97% de vehículos pesados que transitan por ella son de fuera de Navarra frente a solo un 3% de la Comunidad Foral.

En relación con la carretera de Altas Prestaciones, N-121-A, Pamplona / Iruña -Behobia, de 50,77 kilómetros de longitud, tiene una circulación media diaria de más de 2.800 vehículos pesados. De ellos, el 87% son de fuera de Navarra, según el estudio de Girder Ingenieros S.L.P, frente a un 13% que serían de la Comunidad Foral.

La tercera vía analizada, la A-68, Autovía del Ebro – Castejón-Cortes, tiene una longitud de 32,44 kilómetros y una circulación media diaria cercana a los 5.000 vehículos pesados. Esta vía registra cifras similares a la N-121-A. Un 88% de los camiones son de fuera de la Comunidad Foral y un 12% son vehículos pesados navarros.

En cuanto a la A-15, Autovía de Leitzaran, AP-15-Límite Gipuzkoa, ésta tiene una longitud de 27,61 kilómetros. Por ella circulan en torno a 2.600 vehículos pesados de media cada día. Según los datos recabados, el 23% de los mismos son navarros frente al 77% que no lo son.

Proporción de vehículos pesados de Navarra y de fuera

La quinta carretera estudiada, la A-10, Autovía de la Barranca – Irurtzun-Altsasu / Alsasua, tiene una longitud de 30,44 kilómetros. La circulación diaria de vehículos pesados en esta autovía es de en torno a 2.300 camiones; de ellos, cerca del 75% serían de fuera de la Comunidad Foral frente a un 25% de Navarra.

Finalmente, en cuanto a puntos kilométricos concretos cabe destacar que en los túneles de Belate, en sentido Pamplona (sentido decreciente) el 83,5% de los vehículos pesados son de fuera de Navarra, y en sentido Behobia (sentido creciente), el 84%.

La excusa europea

La propuesta del Departamento de Cohesión Territorial de Navarra se fundamenta en los principios europeos de “quien usa paga” y “quien contamina paga”, para ingresar, según cifras iniciales y orientativas, hasta 45 millones de euros anuales, con carácter finalista, que permitirán abordar las necesidades existentes desde hace años en materia de carreteras.

La tarificación a vehículos pesados en vías de alta capacidad se encuentra “ampliamente extendida en la Unión Europea” donde países como Alemania, Portugal, Países Bajos, Bélgica, Dinamarca, Suecia, República Checa o Polonia tienen implantados peajes en el 100% del territorio; mientras otros como Francia o Italia, sólo en su mayor parte. En este sentido, España, actualmente, es una excepción al respecto. Cabe destacar que Navarra dispone de una posición geográfica estratégica como puerta de entrada y salida del tráfico internacional pesado proveniente de Europa y hacia Europa, es decir, tráfico pesado que se puede considerar “de paso”.

Las cuentas forales

La imposición de la nueva tasa permitirá recaudar 45 millones de euros anuales que permitirían abordar las necesidades existentes desde hace años en materia de carreteras. Este es el “carácter finalista” de la media que pretende financiar la mejora de la red viaria que, durante los próximos cuatro años, solo con la ejecución de las obras de la N-121-A y de los túneles de Belate y Almandoz, tienen un presupuesto de unos 168 millones de euros. El Gobierno de Navarra hace “la cuenta de la lechera” (45 x 4 =180 millones) pero además contempla que la inversión en carreteras generará 2.400 puestos de trabajo a tiempo completo y 165,8 millones de euros de VAB (Valor Añadido Bruto). En sus previsiones también se contempla que varios sectores económicos se verán beneficiados: los servicios técnicos de arquitectura e ingeniería, la construcción, las ramas productivas de comercio mayorista y minorista y la fabricación de otros productos minerales no metálicos.

La recaudación fiscal en la Hacienda Foral será, durante los próximos 4 años más de 25,5 millones de euros en los siguientes conceptos: 8,3 millones de Impuesto de Valor Añadido (IVA), 3,9 millones de Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), 3,8 millones de Impuesto de Sociedades, y otros 9,4 millones de Cotizaciones Sociales.