Los estibadores del puerto de Bilbao amenazan con una huelga

La política de “los lunes al sol” que se venía dando en el puerto de Bilbao por parte de los estibadores se convierte en un “pulso” a la patronal, a la Ley y al sentido común.

Es un secreto a voces que los sindicatos de la estiba del puerto de Bilbao no permiten trabajar a sus compañeros de ETT en los turnos extraordinarios (festivos, nocturnos y dobles), por lo que muchos lunes los barcos se quedan sin trabajar por falta de manos. Además, el colectivo impone a las empresas realizar las tareas complementarias “exclusivamente con personal de la estiba”, algo que transgrede la Ley y que ya se ha denunciado en multitud de ocasiones.

En el acto de bendición y entrega del remolcador dual “Ibaizábal Quince” ya  sobrevolaba entre los responsables portuarios el preaviso por el que los estibadores amenazan con paros intermitentes (una hora de cada dos) entre los días 3 y 23 de agosto. Esta actitud se sigue de unas jornadas de “trabajo lento” que se vienen observando desde finales del pasado año y que han causado gran incertidumbre desde entonces en la Comunidad Portuaria.

Restricciones inaceptables

Según la patronal de la estiba del puerto vasco, ACBE, esta actitud de vulneración “flagrante” de la legislación somete al puerto de Bilbao a unas “restricciones inaceptables” que no se producen en ningún otro puerto de España.

Para la Asociación de Consignatarios de buques y Estibadores del puerto de Bilbao, “esta actitud sindical se ha evidenciado con el preaviso de una huelga muy lesiva en su plazo y en su horario, de modo que la dinámica de la operativa portuaria resultaría gravemente dañada”.

La estiba en el puerto de Bilbao nunca dejó resuelta su conflictiva situación

En una nota, las empresas explican que “se ven en la obligación” de denunciar actitudes y prácticas que “ponen en un grave riesgo” el futuro del puerto de Bilbao en un momento especialmente complicado, tras el paro de la actividad de muchas empresas durante el estado de alarma y la recuperación lenta pero gradual que se venía percibiendo en los dos últimos meses. En consecuencia, estas empresas reivindican la necesidad de crear un “entorno profesional justo” y razonable para ofrecer un servicio de calidad con costes asumibles y poder competir en igualdad de condiciones, fidelizar tráficos y atraer nuevo negocio para el puerto de Bilbao.

La patronal acusa a los estibadores de control del mercado y practicas contra la competencia

Según ACBE, “en un contexto marcado por la incertidumbre”, en el que las grandes empresas que operan en el puerto de Bilbao deben adaptarse a la realidad del mercado para asegurar su supervivencia, impedir contratar libremente a personal capacitado, creando nuevas oportunidades laborales, implica un control del mercado y unas restricciones que chocan con la nueva regulación aprobada para la liberalización de la estiba y con la libre competencia.

Los sindicatos de la estiba, que nunca fueron héroes, ni cuando los aplaudían desde los balcones, muestran de nuevo su verdadera versión coercitiva y despreocupada del bien común. La visita de Francisco Toledo a Bilbao no puede ser más oportuna para conocer de primera mano la aplicación del nuevo Acuerdo Marco de la Estiba.