L’Ampolla y los barrios del puerto de Cambrils y del Serrallo de Tarragona, reciben el distintivo de Barris y Viles Marineres

La Agència Catalana de Turisme (ACT), del Departament d’Empresa i Coneixement de la Generalitat, ha otorgado tres nuevos distintivos de la marca Barris i Viles Marineres, dirigida a las poblaciones y zonas litorales que conservan viva la cultura relacionada con la mar. L’Ampolla y los barrios marineros certificados, el del puerto de Cambrils y el del Serrallo de Tarragona, comparten una fuerte personalidad marcada por el carácter historicocultural, la gastronomía, el paisaje y la promoción de acontecimientos alrededor de la relación entre el hombre y la mar.

Las tres nuevas certificaciones se añaden a los municipios que ya lucían el distintivo: L’Ametlla de Mar, Arenys de Mar, Begur, Les  Cases d’Alcanar, L’Escala, Llançà, Palamós, Sant Carles de la Ràpita, Sant Pol de Mar, Sitges, Tossa de Mar y Vilanova i la Geltrú.

El director de la Agència Catalana de Turisme, David Font, explica que “con estas distinciones queremos reconocer la tarea que se hace desde estos territorios en favor de las tradiciones, del paisaje, de la cultura y de la historia manteniendo y potenciando la mirada marinera que los hace singulares. Estos barrios y estas villas marineras acontecen elementos que aportan en Catalunya calidad, identidad y notoriedad, en línea con lo  que marcan los dos instrumentos con que el Gobierno catalán pone en valor nuestro sector turístico: el Plan estratégico de turismo de Catalunya y el Plan de marketing”.

Barris y Viles Marineres es una de las marcas de promoción turística impulsada por la ACT para dar respuesta a los retos que marca el Plan de marketing turístico de Cataluña 2018-2022 como por ejemplo promover el turismo como herramienta de desarrollo, diversificación económica y garantía de futuro para las ciudades, pueblos y villas; crear sinergias entre municipios; potenciar la diversificación territorial y la desestacionalización de la actividad turística; y proteger la conciliación y el equilibrio entre los residentes y los visitantes/turistas.

Una villa y dos barrios marineros

– L’Ampolla. La villa destaca por su tradición gastronómica marinera y su entorno próximo en el Delta de l’Ebre que ofrece una gran diversidad de actividades al aire libre. Como pueblo marinero, uno de los lugares más emblemáticos de la localidad es el puerto pesquero donde, además de actividades náuticas, los visitantes, una vez han llegado las barcas a puerto, pueden disfrutar de la subasta de pescado. Reconocida por su gastronomía de carácter marinero y local, en L’Ampolla existe una gran cantidad de restaurantes, la mayoría de los cuales de origen familiar, donde disfrutar de cocina tradicional casera con el pescado, el marisco y el arroz como protagonistas indiscutibles. La villa marinera presenta también un litoral de variada configuración donde se pueden encontrar desde extensas y pequeñas playas de arena o graba hasta singulares calas de roca. Esta diversificación de paisajes da como resultado una gran variedad de vegetación y fauna la cual se remarca en la Bassa de les Olles, una pequeña laguna que forma parte del Parc Natural del Delta de L’Ebre. De entre las experiencias más populares, destacan, por ejemplo, las visitas en barco a los viveros de ostras y mejillones con degustación incluida.

L’Ampolla destaca por su tradición gastronómica marinera y su entorno próximo en el Delta de l’Ebre que ofrece una gran diversidad de actividades al aire libre

– Barrio del puerto de Cambrils. Cambrils es un destino turístico de referencia gastronómica y especializada en las familias donde el barrio del puerto de Cambrils ha mantenido sus raíces marineras. Una gastronomía basada en la tradición pesquera y la huerta cambrilenca, junto con un paisaje singular y un valioso patrimonio cultural, le aportan esta identidad única. Cambrils mantiene buena parte de la población autóctona ligada a las familias pescadoras y una actividad pesquera tradicional y dinámica en el puerto, con la lonja de la Cofradía de Pescadores de Cambrils, como centro neurálgico. El único puerto pesquero del Baix Camp comparte la actividad deportiva y recreativa con el Club Nàutic Cambrils, la Estació Nàutica Costa Daurada y asociaciones deportivas como Els Vogadors. Destacan la llegada diaria de las barcas de arrastre y la subasta del pescado, la procesión marinera de la Virgen María del Carme, y jornadas gastronómicas como las dedicadas a la galera, los fideos rubios, el calamar y el Romesco. Además, los turistas pueden disfrutar otras experiencias turísticas que difunden los valores de la villa marinera: el Museu d’Història de Cambrils; visitas teatralizadas al puerto; visitas guiadas en la Lonja de Pescadores; la fiesta del Ormeig; y la visita en el Parc Samà, un jardín botánico e histórico declarado Bien Cultural de Interés Nacional.

Cambrils es un destino turístico de referencia gastronómica y especializada en las familias donde el barrio del puerto ha mantenido sus raíces marineras

– Barrio del Serrallo de Tarragona. La actividad pesquera tiene una larga y antigua tradición a Tarragona. El Serrallo, el actual barrio de los pescadores tarraconenses, es un ejemplo vivo, lleno de actividades que muestran cómo es de vivo el vínculo entre el hombre y la mar. La gastronomía tradicional huele a mar y de huerta mediterránea y el barrio lo acerca al público con iniciativas como por ejemplo las Jornadas Gastronómicas del Romesco y el Concurso de Maestros Romescaires. Su oferta cultural es tan extensa como su tradición pesquera, muy representada, entre otros, por el Museu del Port, donde se propone un recorrido por la historia del puerto y sus embarcaciones, desde que los romanos desembarcaron hasta la actualidad, a partir de visitas guiadas y propuestas educativas de ocio familiar. El Observatorio Azul, la Cofradía de Pescadores, el puerto y los mismos vecinos, entre otros, también se encargan de mantener vivos la historia, las costumbres, las festividades y las tradiciones de uno de los barrios marineros por excelencia.

El presidente del puerto de Tarragona, Josep Maria Cruset, ha calificado de excelente la noticia y celebra que las equipaciones culturales promovidas por la Autoridad Portuaria a hayan ayudado a lograr esta certificación de la Generalitat.

El presidente del puerto considera que “para el puerto de Tarragona es una excelente noticia que el Serrallo reciba esta distinción, ya que para nosotros es un espacio muy apreciado al cual hemos destinado muchos recursos para mejorar la calidad de vida de los vecinos y vecinas, para mejorar el espacio urbano y para dotarlo de equipaciones y actividades lúdicas y culturales que ayuden a difundir su historia y tradiciones”.