La logística por drones será funcional antes del 2030

La última tarde del evento multimodelo, BNEW, comienza con una jornada encuadrada en su sector BSmart, dedicando un panel de expertos dedicada a un futuro cada vez más cercano. Así, a mesa de debate girará en torno a la “Entrega aérea autónoma e inteligente en el futuro. Una visión transformadora a 2030”, dedicado a la utilización de drones.

Con la moderación de Aitor Martín, CEO de ADvanced Air Mobility y la intervención de Marc Beltrán, Director de Operaciones de Barcelona Drone Center, dado que la anunciada presencia online de Yariv Bash, de Flytrex, no llegó a producirse. Ambos ponentes coincidieron en que “el futuro a 10 años es impresionante, porque el avance en la última década ha sido también impresionante”. El drone delivery viene a complementar la logística terrestre, puesto que el proceso desde el productor y el cliente necesita de una cadena de suministro muy larga.

Aitor Martín, CEO de ADvanced Air Mobility

En 20 años habrá multitud de drones sobrevolando las ciudades

El futuro más cercano en la utilización de los drones será en la carga según Aitor Martín, porque, si la tecnología está ya disponible, el marco regulatorio es mucho más exigente cuando afecta a las personas, el “Taxi Drone”. En este aspecto, en 2021 entrará en vigor una nueva regulación europea que permitirá avanzar en las aplicaciones de estos aparatos. Marc Beltrán señaló que se comenzará por cargas de alto valor añadido y en zonas rurales para, a medida que haya más operadores y mayor competencia, se pueda acceder a cargas de valor añadido medio. Y posteriormente llegará la conquista de las ciudades, para lo que el experto dijo que deberemos esperar entre 5 y 10 años. De hecho, son varias las empresas e instituciones de logística que ya están desarrollando actividades en este campo, además de las propias firmas de desarrollo de la tecnología y los aparatos.

Marc Beltrán, Director de Operaciones de BCN Drone Center

De su conversación se desprendió que los drones proveen de inmediatez en las entregas, menor contaminación acústica y de gases nocivos, así como un campo inmenso donde operar, pues en las primeras capas de la atmósfera no se realizan actividades de ningún tipo. Con la masificación del uso de drones, habrá de llegarse a establecer pasillos aéreos en diferentes rutas y alturas, similares a los que actualmente utiliza la aviación comercial.