La Generalitat pedirá que la viñeta sirva para estimular las flotas de vehículos sin emisiones

El conseller de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat, Damià Calvet, ha anunciado, durante una conferencia en el foro Barcelona Tribuna, el próximo impulso en un “plan de resiliencia climática en los dos ámbitos más sensibles a la emergencia climática, como son el litoral y los territorios de montaña” de Catalunya.

Calvet ha pronunciado la conferencia “Emergencia climática, una oportunidad”, durante la cual ha abogado por “no esperar a ver qué pasa” con estos dos ámbitos sino “decidir qué hacemos ante la amenaza con el mejor conocimiento disponible” para poder “planificar, priorizar, reclamar y actuar”. Los planes servirán para abordar problemáticas derivadas del cambio climático en estos ámbitos, como el incremento del nivel del mar, la intensificación de los temporales marítimos, los cambios en el régimen de innivación o la viabilidad de algunas actividades en zonas inundables.

El conseller Calvet anuncia un Plan de resiliencia climática para Catalunya

Esta ha sido una de las cinco acciones concretas que el conseller ha puesto sobre la mesa para completar las políticas y actuaciones que el Gobierno catalán ya está impulsando ante la emergencia climática. Así, también ha anunciado que “haremos un análisis riguroso de las normativas vigentes desde la perspectiva de la emergencia climática”  para “podarlas de todos los incentivos, explícitos o implícitos, a calentar el planeta”. Las que contengan algunos de estos elementos que favorezcan el cambio climático “no las podemos mantener”, ha remarcado.

Para completar esta medida, “fijaremos una metodología de obligada aplicación para evaluar a priori tanto el impacto como la vulnerabilidad climática asociadas a programas y proyectos” que, “sin esta evaluación previa, no podrán aprobarse”, ha asegurado Calvet.

Otras medidas concretas son “la implantación de zonas de bajas emisiones en todo el territorio, de mutuo acuerdo con los ayuntamientos” y con el correspondiente despliegue normativo, ha comentado el titular del DTES. Por otro lado, “actuaremos para que  transporte público catalán logre la neutralidad de carbono el 2035”, años antes de que el objetivo de neutralidad fijado para todo el país, que se tendría que lograr en el 2050.

Calvet también ha querido explicar que “hemos encargado un estudio exhaustivo sobre el coste de no actuar, qué nos costaría como sociedad y como economía no actuar con suficiente diligencia y exhaustividad contra el cambio climático. Entonces tendremos elementos de juicio para valorar si actuar cuesta mucho o poco”, ha enfatizado.

Calvet anuncia también un “análisis riguroso” de las normativas vigentes para “podar” las que favorezcan el cambio climático y la determinación de una metodología para evaluar la vulnerabilidad climática de programas y proyectos

Además, y como quinta medida, el conseller Calvet ha asegurado que “trabajaremos para llegar al 2027 con unos presupuestos” de la Generalitat “donde el 25% de los recursos asignados a políticas activas estén vinculados a medidas climáticas”, siguiendo directrices europeas. Hay que decir que los presupuestos de 2020 del Departament de Territori y Sostenibilitat ya prevén destinar un 36,6% a acción climática.

La hoja de ruta contra el cambio climático

Además de estas cinco acciones puntuales, el conseller Calvet ha desgranado los tres grandes objetivos de la “hoja de ruta” contra el cambio climático: “la transición energética, la economía circular y la descarbonización de la movilidad”.

En cuanto a la transición energética, además de recordar el Decreto de renovables ya aprobado y la futura Ley de transición energética de Catalunya, ha explicado que “no hay bastante en  actuar sobre los sectores regulados, que representan el 55% de las emisiones globales de gases invernadero. Es fundamental que afrontemos el 45% restante, las emisiones difusas, lo que emitamos con nuestra manera de vivir, de movernos y de consumir”, ha querido subrayar.

En este sentido, la transición hacia una economía circular “nos puede permitir satisfacer las necesidades de una población global creciendo a la vez que puede crear una economía próspera y resistente”, ha puesto en valor Calvet.

El Departamento de Territori ha encargado “un estudio exhaustivo sobre el coste de no actuar” ante la emergencia climática

El conseller  ha afirmado que “no habría que pensar en términos de desacelerar la economía o limitar la actividad, sino descarbonizar la economía, incluyendo el puerto o el aeropuerto de Barcelona” con el transporte público como “nuestro gran cómplice”. “La investigación, la innovación y la tecnología nos juegan a favor”, ha asegurado. Dentro de esta apuesta por la descarbonización de la movilidad, ha anunciado que pedirá al  Gobierno español la reducción del IVA de los vehículos eléctricos y la implantación de la viñeta en la red viaria de alta capacidad, para destinar parte de su recaudación a estimular la ambientalización de flotas o la fabricación de vehículos sin emisiones.

Calvet ha alertado que “la lucha contra el cambio climático no es una responsabilidad exclusiva de los gobiernos, sino una responsabilidad colectiva y compartida” entre los gobiernos, el mundo económico y la sociedad civil. La forma de abordar la emergencia climática, pero, “no es ni desde el catastrofismo ni desde una denuncia meramente descriptiva”, sino entendiéndola “como una oportunidad para repensar nuestra manera de vivir individualmente y colectivamente”.