La estiba del puerto de Bilbao apuesta por la mediación y rechaza el arbitraje

La huelga de la estiba en el puerto de Bilbao lleva camino de enconarse aún más puesto que empresas y trabajadores prefieren lanzarse acusaciones a través de la prensa en lugar de comenzar un diálogo entre las partes. En esta ocasión son los sindicatos quienes han decidido comunicar su opinión a los medios, volviendo a la carga contra la patronal, la empresa Bilboestiba, la Autoridad Portuaria y el Gobierno Vasco.

De una parte, el representante del sindicato UGT, Israel Ruiz, ha declarado a un medio local que si bien el conflicto arranca de la conocida Sentencia europea del Tribunal de Estrasburgo (TJUE) en el 2014, los estibadores sólo desean que “el cambio en el modelo” garantice el derecho a un trabajo digno. Lamenta Ruiz que las empresas estén incumpliendo el vigente convenio colectivo en lo relativo a las tareas complementarias (almacenaje, carga y descarga fuera del buque) y acusan a la Autoridad Portuaria y al Gobierno Vasco, personalizando en la consejera Arantxa Tapia, de querer “forzar un arbitraje” de obligado cumplimiento que saben será negativo para los intereses de los trabajadores.

Críticas para todos

Este mismo argumento es el esgrimido por el sindicato mayoritario, Coordinadora, en un comunicado en nombre del comité de empresa de Bilboestiba CPE leído por su representante Iñaki Urueña, en una comparecencia sin preguntas. No obstante, del ambiente general se desprendía que el paro “va para largo” e incluso se habló de una extensión más allá del 9 de diciembre.

Desde el comité se acusa de “poca fe” negociadora, inmovilismo en sus posiciones y de querer llegar a la “imposición” en lugar de la “negociación” puesto que han buscado el conflicto desde un inicio con su intención de disolver el Centro Portuario de Empleo. También consideraron un “ataque” al ánimo negociador de los trabajadores el hecho de “apartar de su trabajo” a los 100 eventuales y advierten que “todo tiene un límite”, cuando se traspasa lo laboral y se llega a lo humano.

Los sindicatos señalan a las empresas, la Autoridad Portuaria y el Gobierno Vasco

Los sindicatos se lamentan de la “presión policial” a que están sometidos y de las “difamaciones y falsas noticias” en aras a “predisponer a la sociedad” en su contra. En el comunicado mencionan directamente a Bilboestiba, la Asociación de Empresas Consignatarias y Estibadoras (ACBE) y a la propia Autoridad Portuaria de declaraciones que buscan “incrementar la presión”.

Reunión del comité de empresa en la sede de Bilbaoestiba

Carmelo González, de Asotrava, aunque reconoce que “los perjuicios” a los transportistas portuarias “son del 50%”, mantiene el apoyo de su colectivo a los trabajadores de la estiba en sus reivindicaciones. A día de hoy, la paralización de camiones en el Espigón Central ha disminuido notablemente, desplazándose a otros puertos, como Pasaia, Santander o Gijón, que son ahora destinatarios de las mercancías que Bilbao no puede atender.

Por la mediación

Los sindicatos señalan de nuevo su inclinación por la mediación con un árbitro imparcial, al acudir a la Comisión Paritaria Sectorial Estatal y ofrecer la posibilidad de “suspender la huelga” mientras durase la negociación. El rechazo a esta propuesta, optando por el arbitraje, es, a su modo de ver, una apuesta por la imposición “avalada por la Autoridad Portuaria”. Los sindicatos se barruntan que un arbitraje les quitaría la razón y es por ello que consideran que las empresas no tienen ninguna intención de negociar, “sin importarles los daños” sufridos por el propio puerto y las empresas afectadas.

Así, los miembros del comité de empresa rechazan que se les culpabilice de la huelga, y de sus efectos colaterales, reclamando un nuevo calendario de reuniones que desemboque en acuerdos beneficiosos que pongan fin al conflicto.