Francia restablece el Ministerio del Mar cuatro décadas después

La remodelación del gobierno francés, ahora presidido por Jean Castex, nuevo primer ministro de Emmanuel Macron, ha servido para rescatar del pasado un específico Ministerio del Mar que no existía desde 1988. El cargo en el nuevo ejecutivo recae en Annick Girardin y aún no tiene definidas todas sus funciones, si bien es seguro que tendrá competencia sobre construcción naval, medioambiente y pesca. Quedaría fuera de su jurisdicción lo referido al transporte, que quedará en manos del secretario de Estado Jean-Baptiste Djebbari, como hasta ahora.

El antiguo Ministerio de Transición Ecológica y Solidaridad, dirigido por Élisabeth Borne, ostentaba competencias sobre el transporte y sobre los asuntos marítimos en general. Ahora Borne se ocupará del Ministerio de Trabajo, empleo e inserción.

Por su parte, Annick Girardin ha sido miembro de la Asamblea francesa por Saint-Pierre et Miquelon y ha desempeñado diversos puestos como Secretaria de Estado de Desarrollo y Francofonía. También fue ministra de Administraciones Públicas en los gabinetes de Manuel Valls. En el Gobierno presidido por Edouard Philippe fue nombrada ministra de Territorios de Ultramar y, tras los malos resultados de las recientes elecciones municipales, el presidente Macron ha decido una remodelación gubernamental que ha colocado a Castex al frente del Ejecutivo y a Annick Girardin en el renacido Ministerio del Mar.

En su cuenta oficial de Twitter, Girardin ha publicado que “acepto con orgullo la misión del presidente de la República y del primer ministro de ser ministro del Mar. Con más de 11 millones de km² de dominio marítimo en Francia, más 391.000 puestos de trabajo, el 10% de la biodiversidad mundial, los desafíos que hay que afrontar son inmensos”.

Sector estratégico

Francia tiene por delante una difícil reconstrucción económica tras la crisis derivada del Covid-19 y el malestar que antes de la pandemia se había desatado en los puertos galos. No obstante, tanto el presidente Francois Hollande como el presidente Emmanuel Macron se han comprometido en fortalecer “el músculo marítimo” con la elaboración de planes estratégicos y el establecimiento de directrices en torno a la “economía azul”.

Jean-Baptiste Djebbari, secretario de Estado de Transportes de Francia

En la decimoquinta edición del Congreso Marítimo francés, Macron se decantó por avanzar en dos frentes: liderar el comercio marítimo internacional y preservar el medio ambiente marino.

El presidente cree que “el Siglo XXI será marítimo” y Francia se ha de desenvolver, vivir y “triunfar, retomando el liderazgo europeo y mundial”. Propone un pacto a los armadores y otros actores del transporte marítimo y anima a reconocer “el atraso de los puertos franceses como una oportunidad”. En este sentido, cabe recordar que el modelo portuario francés ha comenzado a cambiar y a descentralizarse, quedando bajo la órbita estatal sólo Dunkerque, Le Havre y Marsella. “Estos puertos deben convertirse en modelo para el Siglo XXI”, adaptándose a un modelo de transporte más ecológico, utilizando medios de propulsión más limpios, aumentando el modo eléctrico en los muelles y favoreciendo la intermodalidad y la interconexión con la red fluvial”.