Finnlines asegura la normalidad en las conexiones de mercancías

La compañía Finnlines, representada en nuestro país por Consignaciones Toro y Betolaza, asegura el mantenimiento de sus operaciones para la carga, Lo-Lo y Ro-Ro en lo referido a la carga, lógicamente perturbado por la crisis sanitaria provocada por el Coronavirus, Covid-19. En algunos de los servicios, sin embargo, se aplican restricciones al transporte de personas, incluyendo los conductores de camiones que tienen prohibido su acceso en algunas de las conexiones. Entre ellas, se encuentra el servicio que une semanalmente el puerto de Bilbao con el norte de Europa, el Báltico, Rusia y Polonia.

Dado que Finnlines tiene un papel importante que desempeñar en la seguridad de suministro de los países nórdicos, asegura que “hacemos todo lo posible para mantener a nuestros clientes y a nuestro personal a salvo” y avisa que “no hay planes para cancelar ninguna salida”. También se advierte que “los procesos en el lado tierra y el lado mar pueden ser modificados de acuerdo con las instrucciones proporcionadas por las autoridades.

Finnlines no prevé la cancelación de ninguno de sus servicios de carga

Los buques de Finnlines tienen capacidad para un número limitado de pasajeros, unos pocos cientos como máximo, y en comparación con esas cifras son amplios, lo que limita la exposición a enfermedades infecciosas. En las líneas que mantienen el tráfico de conductores, y para garantizar la seguridad tanto de los chóferes como de la tripulación, la compañía ha tomado una serie de medidas preventivas intensificadas a bordo de los buques, por la que los conductores son asignados en cabinas individuales; se ha incrementado limpieza y desinfección; aumentar los estándares higiénicos reforzados a bordo tanto para  los conductores, como a los miembros de la tripulación; y otras de orden informativo a través de posters y folletos.

Refuerzo del servicio desde el puerto de Bilbao

Finnlines, compañía del Grupo Grimaldi, ha reforzado recientemente su operativa desde y hacia el puerto de Bilbao, gracias a la ampliación de su flota -de dos a tres buques- que operaran en las líneas que conectan el Bilbao con el Báltico, Alemania, Bélgica y el Reino Unido. Se trata de los buques “Finnsun”, “Finnsky” y “Finnbreeze” que operan directamente los puertos de Amberes, Paldiski, Helsinki, San Petersburgo, Kotka y Zeebrugge. Tienen 218 metros de eslora, 27 de manga y capacidad para unos 4.500 metros lineales de carga. La ampliación del servicio a partir de febrero también ofrece una conexión directa desde el puerto de Travemünde (Alemania) hacia los puertos de Amberes, Tilbury, Zeebrugge y Bilbao, así como un servicio bimensual desde Bilbao, Tilbury, Zeebrugge, Amberes y Bilbao, hacia Travemünde. Una escala adicional en Amberes posibilita nuevas rotaciones entre Amberes y Bilbao, además de las existentes entre Zeebrugge y Bilbao que operan con salidas y llegadas cercanas al fin de semana, optimizando los horarios de las líneas.

Hub Amberes

Desde el puerto de Amberes, Finnlines ofrece conexiones hacia Suramérica (Brasil, Argentina y Uruguay), África occidental (Nigeria, Senegal, Congo, Cameron, Togo, Guinea, Costa de Marfil), Mediterráneo (España, Italia, Grecia, Egipto, Israel, Líbano, Turquía y Marruecos), México, Canadá y Costa Este de Estados Unidos. 

La mercancía rodada sigue fluyendo desde Bilbao a través de Consignaciones Toro y Betolaza

La nueva operativa añadirá además conexiones semanales entre Reino Unido y Bélgica, con salidas desde Amberes hacia Tilbury, y desde Tilbury hacia Zeebrugge.  Además, los puertos de Amberes, Zeebrugge, Tilbury y Bilbao pueden ofrecer servicio hacia Malmö (Suecia) efectuando transbordo en Travemünde. De esta forma se garantiza el máximo cumplimiento con la programación de salidas, además de una mejor adaptación a las exigencias del flujo de tráfico. 

Cabe recordar que  la alianza entre la naviera Finnlines (Grimaldi Group) y Consignaciones Toro y Betolaza, vigente desde 1997, alcanzó un nuevo desarrollo con la inauguración, en junio de 2018, de la nueva terminal del consignatario y estibador vasco en el muelle A6 del Puerto de Bilbao.