Finalizan las obras del nuevo muelle del puerto exterior de A Coruña

El puerto exterior de A Coruña recibe un nuevo impulso con la finalización de las obras del nuevo tramo de muelle de 350 metros de longitud, que ha sido entregado oficialmente en el día de hoy por parte de la empresa constructora.

En un acto celebrado esta mañana en la Autoridad Portuaria de A Coruña, la UTE Muelle Langosteira, compuesta por Sacyr y Puentes y Calzadas, formalizó la entrega de la obra. El nuevo muelle, con una explanada anexa de 40.000 metros cuadrados, forma parte de un proyecto contratado por 22,5 millones de euros, que incluye también la mejora del calado en el canal de acceso al puerto, que se ejecutará el próximo verano.

Se completa así un muelle del puerto Exterior, con una longitud total de 1.560 metros y calados que varían entre 21,85 y 15,35 metros, que son los mayores que existen en las dársenas del noroeste de España y aumentan el atractivo de Punta Langosteira como gran puerto de carga y descarga de mercancías. Durante los próximos meses, se habilitará la explanada anexa con su asfaltado y la instalación de las redes de servicios.

Con este nuevo tramo, se facilita la continuidad del traslado de las empresas operadoras desde el puerto interior y la llegada de nuevos tráficos, al proporcionar una línea de atraque y una superficie terrestre acorde con la demanda actual y la que se prevé a corto y medio plazo.

El puerto exterior, que en ningún momento ha detenido su actividad a causa de la pandemia, ha alcanzado los 10,4 millones de toneladas de mercancías movidas desde su puesta en servicio en el 2012, y sus condiciones en cuanto a calados y superficie de explanadas posibilitan la obtención de rendimientos óptimos a los operadores, que no han dejado de crecer en los últimos años. La inversión privada ejecutada o comprometida en Langosteira supera ya los 235 millones de euros, con más de 330.000 metros cuadrados de superficie concesionada o en tramitación.

En la actualidad, Galigrain y Terminales Marítimos de Galicia encaran la ampliación de sus instalaciones, con la habilitación además de sistemas de circuito cerrado para la descarga de cereales, mientras que Repsol tiene muy avanzada la construcción del pantalán que albergará las descargas de petróleo que en la actualidad se operan en el puerto interior.