¿Electrificción u oportunidad real?

Rafa Martín
Exconsultor en Aprendizaje

Barcelona ha sido, es y será territorio motero. En este futuro descarbonizado y eléctrico que se proyecta, varias marcas catalanas intentan posicionarse voltio a voltio.

Una de ellas parece destacar, con números de líder en la industria nacional y peleando ya, a maneta partida, con los tradicionales fabricantes de motos propulsadas por los viejos motores térmicos. Silence, creada por Carlos Sotelo, ingeniero técnico industrial y expiloto de rallys con varios títulos y un podio en el Dakar de 1996, se ha colado como décimo fabricante por número de matriculaciones en el pasado 2019, nada menos que 5.589 unidades del modelo S02, muy cerca de del superventas Kymco Agility City 125 con 6.793 unidades.

Carlos empezó con la CSR, un modelo con motores producidos en China, siendo pionero y adelantándose a muchos de los grandes fabricantes en esto de la cooperación con los asiáticos. Hoy, más de 15 años después, Sotelo recoge el fruto de su inversión y esfuerzo para poner su barcelonesa marca a la altura top nacional, con la mirada en la internacionalización y un crecimiento que se antoja envidiable.

En el año 2012, Silence ponía cimientos sólidos con el Scutum, marca con la que se adelantó a un mercado emergente, el de los scooters eléctricos, y construyó su éxito con un programa de ventas a flotas y “motosharing”, nuevo concepto de movilidad que se está imponiendo en las principales ciudades europeas. Hoy cuenta con 90 empleados, una facturación que supera los 30 millones de euros y presencia en ocho países europeos. Además de España, ha metido rueda en mercados como Italia, Francia o Reino Unido.

Tras el éxito de su modelo S01 y la consolidación de una notable red comercial que ha ido creciendo poco a poco, firmó un importante acuerdo con Seat, que será la responsable de impulsar los proyectos de micromovilidad dentro del Grupo Volkswagen. A sus cuatro modelos de motos eléctricas actuales, está a punto de añadir la producción para Seat de su escúter eléctrico y, en última fase de desarrollo, tiene también un pequeño coche, un cuadriciclo eléctrico que le plantará cara al popular biplaza de Renault.

Entre los planes de Silence está el de crear un battery-hub que tendría se sede en Barcelona y que se propone eliminar algunos problemas para la implantación de este tipo de vehículos con la instalación de una batería, el elemento más caro, intercambiable. Esto suprimirá el largo tiempo de recarga por la rápida sustitución de la pila que podrá ser de alquiler. También se está planteando un sistema de placas fotovoltaicas que permita la recarga sin necesidad de estar conectado a la red eléctrica.

Entre sus planes también está el de crear un battery-hub que tendría se sede en Barcelona y que se propone eliminar algunos problemas para la implantación de este tipo de vehículos con la instalación de una batería, el elemento más caro, intercambiable. Esto suprimirá el largo tiempo de recarga por la rápida sustitución de la pila que podrá ser de alquiler. También se está planteando un sistema de placas fotovoltaicas que permita la recarga sin necesidad de estar conectado a la red eléctrica. Ya ves, la innovación en la pole position.

Su nuevo modelo de prestaciones similares a un scooter 125 cc tradicional tiene autonomía homologada para 115 kilómetros. Nada mal para un uso urbano del día a día e incluso para alguna escapadita interubana sin pretensiones. Además, este Silence tiene un innovador sistema para su batería de solo 30 kg de peso, es extraíble y transportable mediante un trolley incorporado que puede servir a su vez como recurso doméstico para recargar otros dispositivos electrónicos. Su precio, las motos eléctricas son todavía caras, será mucho más atractivo con una batería de alquiler e intercambiable.

Silence, dispone actualmente de una planta en Molins de Rei que anida también un centro de I+D y está ultimando una nueva instalación en Sant Boi. Cuenta con tres importantes accionistas: Repsol, La Caixa y el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), por lo que, su crecimiento y proyección industrial expansiva lo convierten en un excelente candidato para ocupar el vacío que dejará Nissan en la planta de la Zona Franca.

Pero no es la única catalana que rueda hacia el futuro, Volta Motorbikes, fundada en Figueres (2010) por el ingeniero Marc Barceló para producir motocicletas eléctricas, presentó, en la Feria de Milán del 2011 una moto pensada para la movilidad diaria, pero sin renunciar, ni en diseño, ni en prestaciones, a un carácter deportivo.  Un precioso ejemplar para los que no les gustan los scooters y miran la carretera.

La Volta Bcn Sport de 2017 se presentó en versiones de unos 34 CV que prometen 120 km/h con una autonomía máxima de 100 km y un tiempo de recarga de 2 horas. Con tres modos de conducción, sport, city y eco, su precio y autonomía están algo lejos de las expectativas populares, pero es, sin duda, un lujo muy responsable.

Torrot Electric Europa, S.L., recuperó la marca y la esencia histórica del fabricante vasco (1948-1984) para convertirse en marca catalana de bicis y motocicletas eléctricas. La empresa fabrica en Vidreres y cuenta también con el centro de R+D en Mataró, en el que apuesta fuerte por la interconectividad del vehículo con el smartphone. Desde noviembre del 2015, es también propietaria de la fallida Gas Gas.

En su ecotransformada planta, Torrot fabrica la nueva urbana Torrot Muvi, un scooter que se avanza a la nueva normativa europea en materia de vehículos eléctricos y que se comercializa en dos modelos: City y Executive. Torrot ha puesto también su know how sostenible en las Gas Gas de nueva proyección para crear una moto de trial capaz de competir en el Mundial de Trial E (eléctrico) nada menos que con el campeón Marc Colomer en los mandos, ahora como diseñador y probador de esta nueva y verde Gas Gas.

Rieju, la más veterana del este grupo líder del desplazamiento renovable, hace tiempo que incorporó un modelo eléctrico, la Mius, y lo hizo en plena crisis, en el 2010, lanzando la primera motocicleta eléctrica fabricada en Catalunya. Un regreso a sus orígenes para encontrar el futuro y lograr una posición sólida en el mercado de la movilidad sostenible. La Mius es otra alternativa a la moto urbana capaz de alcanzar los 65 km/h y con un tiempo de recarga de 6 horas para 40 km de autonomía.

Estas cuatro empresas entablaron negociaciones de cara a un proyecto común en el 2017, para construir una moto eléctrica 100% catalana. Basado en el estudio de la consultora contratada por la Generalitat, la primera idea fue repartir el accionariado en este orden de peso: Rieju, Silence, Torrot y Volta Motorbikes. Esta propuesta, lejos del consenso, desató la tensión hasta el punto de generar una peligrosa incertidumbre y pocas ganas de continuar.

Juntas o por separado, quizás con una gigafactoría común, tal vez coopitiendo en I+D, la Zona Franca de Barcelona puede ser la oportunidad que todos andan buscando para volver a poner la nueva moto catalana en la misma posición de la parrilla de mercado que tuvo en las décadas de los 60 y 70,s. El Consorci Industrial de Moto Elèctrica Catalana, fundado en diciembre de 2015 por la Generalitat de Catalunya y el Ajuntament de Barcelona, haría bien en canalizar mejor tanta sinergía para ensamblar una iniciativa público – privada de alto valor futuro.

Y si buscan más sinergía a dos ruedas, Next Motorbike empresa de movilidad eléctrica fundada en el 2013, es la actualidad el mayor importador y distribuidor de vehículos electicos de dos y tres ruedas “Premium” en España. Especializado en motos eléctricas, bicicletas eléctricas y ciclomotores eléctricos, en la actualidad es importador y distribuidor para España y Portugal de las marcas Zero Motorcycles, ASKOLL Mobility, Govecs Group, Motos KUBERG, Goodyear e-trike y los patinetes eléctricos Egred, ofreciendo servicios de renting y sharing de vehículos eléctricos para flotas. Next Motorbike con sede en Manresa (Barcelona) cuenta con un almacén de distribución logística en Sant Fruitós de Bages y un amplio equipo comercial y servicio técnico. Ruedas no les van a faltar.