Los conferenciantes de la jornada organizada por BLC

Este miércoles, se celebró en el auditorio de la Cambra de Comerç de Barcelona la jornada sobre los “Retos logísticos de la carga aérea en el sector automoción y eléctrico”, encuentro promovido por el Barcelona Air Freight Community, grupo de trabajo perteneciente al Barcelona Centre Logístic Catalunya (BCL). La organización del evento lo llevó a cabo la consultora GPA.

El objetivo era analizar cómo la aparición del coche eléctrico e híbrido, y su actual tendencia al alza en ventas, está impactando en el negocio de la carga aérea. En este sentido, se plantearon diferentes cuestiones como la aparición de nuevas oportunidades para los agentes logísticos, así como posibles riesgos a considerar y trabajo por hacer para hacer frente a las necesidades de los expedidores de automoción y componentes eléctricos.

Uso del transporte aéreo: roturas de stock, necesidades especiales y mercancías de alto valor

Las dos empresas expedidoras invitadas, explicaron en qué medida utilizan el transporte aéreo dentro de su supply chain. Francisco Durán, director de Logística de Nissan, comentó que, aunque el aéreo no es el medio de transporte mayoritario en cuanto a volúmenes enviados, sí que lo entienden como una parte fundamental que cubre sus necesidades de roturas de stock y envíos puntuales que requieren de máxima prioridad. Francisco Durán hizo especial hincapié en la aplicación de metodologías JIT (just in time), donde se necesita una total sincronización entre el fabricante de automóvil y el cliente final.

La transparencia entre los diferentes agentes y una mejor planificación, aspectos clave para mejorar la eficiencia y el coste de las operaciones de carga aérea

Paulo Pereira, Downstream Supply Chain director en Schneider Electric, mencionó que los volúmenes enviados a través de aéreo por el fabricante de componentes electrónicos, suponen un porcentaje relativamente bajo dentro de su organización. No obstante, son necesarios para determinados productos de elevado valor, los cuales “no pueden estar 2-3 semanas en tránsito hasta su destino final”.

Problemáticas identificadas: elevado coste, falta de capacidad y nivel de emisiones

El fabricante japonés de automóviles identificó claramente la problemática que le supone el envío aéreo, su elevado coste. No obstante, la velocidad que permite mitigar posibles problemas/paros en la cadena de producción, es un coste que se asume por el gran valor añadido aportado.

Por el contrario, el fabricante francés de componentes quiso añadir, además del coste, la problemática de las emisiones de CO2 producidas por el sector aéreo. Este aspecto impacta negativamente en sus indicadores internos de impacto ambiental, por lo que tratan de “minimizar en la medida de lo posible el uso del aéreo para reducir su nivel de emisiones”.

Paulo Pereira también quiso destacar la falta de capacidad del aeropuerto de Barcelona en cuanto a rutas hacia Sudamérica, hecho que en ocasiones penaliza o retrasa sus operaciones logísticas.

Soluciones: mejor planificación, y transparencia

Una de las aerolíneas invitadas, Air France-KLM Cargo, apuesta por una mejora en la planificación de envíos por parte de los expedidores, para poder ser más eficientes en costes y disponer de espacio de carga asegurado, bien sea en cargueros puros o en aviones de pasajeros (belly cargo). Xavier Jané, sales manager de la aerolínea, quiso añadir que, con una mejor planificación, “se podrían plantear incluso escenarios de tarifa plana a los expedidores”, hecho que optimizaría el coste de sus envíos por este medio.

La problemática del transporte de baterías de litio sigue siendo un reto para la logística aérea, cobrando mayor peso debido al auge del coche eléctrico

Asimismo, Xavier Jané reclamó una mayor transparencia al sector expedidor de automoción ante las habituales necesidades debidas a roturas de stock. Por su parte, Francisco Durán (Nissan) y Paulo Pereira (Schneider Electric), destacaron la necesidad de disponer de mayor transparencia y simplicidad en lo relacionado con los precios fijados por las aerolíneas cargueras.

Transporte de baterías: constantes actualizaciones de normativa

La otra aerolínea invitada fue Emirates Skycargo que, mediante su Cargo manager Marie-Laure Vuillermoz, señaló una problemática habitual en el sector: Las baterías de litio y la normativa asociada para su transporte por aéreo, muy compleja y que se actualiza constantemente, hecho que “requiere tener personal altamente formado y la colaboración activa de los forwarders”.

En ese  ,sentido, Alexandra Escanero, Airfreight manager en Noatum Logistics, quiso destacar algunas de estas normativas que impactan directamente en la operativa, como son la UN3480, UN3481 y la Special Provision A99 de IATA.

Brexit: ¿Estamos preparados?

En lo relativo al Brexit, hecho que se prevé que va a impactar de forma contundente al sector logístico, Giancarlo Devoto, Air Department Manager en Nippon Express, confirmó cierta falta de información en el sector sobre este asunto, además de haber notado cierto desconcierto generalizado.

Paulo Pereira, de Schneider Electric, añadió que su organización ha desarrollado diferentes planes de contingencia para hacer frente a la salida de UK de la Unión, no obstante, cuando se produzca la salida definitiva, aparecerán complicaciones, en cualquier caso.