El reto de cómo gestionamos para ser mejores

Sergi Carpi

Director General de AGC Newtral

Para el director general de AGC Newtral, Sergi Carpi, el 2019 ha resultado en líneas generales “un buen año para nuestra industria, salvo circunstancias puntuales que pueden haber perjudicado de forma local (situación política en Catalunya en particular y en España en general, blank sailings, la guerra comercial entre China/EE UU, huelgas estibadores, etc) y un nivel de fletes no muy elevado, los volúmenes de carga han sido buenos a lo largo del año. Salvo septiembre y algo de octubre, los números que manejamos respaldan estas afirmaciones. También ha sido un año de compras y fusiones, y se espera que esta tendencia se mantenga durante los próximos años”.

AGC Newtral es un NVOCC orientado a los operadores logísticos, con una potente red de servicios directos tanto de grupaje marítimo como de contenedor completo a los principales mercados del mundo. “El desafío para un NVOCC como nosotros, es conseguir ganar dinero a partir de los volúmenes de carga que movemos. Ello nos obliga sobremanera a estar atentos a nuestros procesos operativos y tratar de ser lo más eficientes y efectivos posibles. Centrarnos en lo que sabemos hacer muy bien, e invertir en aquellos otros donde queremos crecer. Crecer por crecer, no nos pone de por si en una mejor posición. Debemos crecer allí donde queremos”, explica Carpi.

“Lamentablemente el mercado no nos permite incrementar el precio de venta que trasladamos a nuestros clientes, por lo que el reto sigue estando en el cómo: cómo gestionamos para ser mejores. Y todo ello, con un alto nivel de calidad en nuestros servicios, si optamos como nosotros, por un posicionamiento en el mercado a largo plazo”, indica Sergi Carpi.

Respecto a las previsiones que tiene el director general del NVOCC perteneciente al Grupo Romeu, explica que “estas últimas semanas hemos tenido ocasión de ir hablando y explorando cuáles son las previsiones y expectativas de nuestros clientes, y por consiguiente de los exportadores e importadores finales, que son al fin y al cabo, los clientes de nuestros clientes. Ellos nos explican que para el 2020, contrariamente al año anterior, no existe una certidumbre en cuanto a la situación futura que nos avecina, que permita hacer unas previsiones optimistas. Podríamos decir que no hay la misma alegría que en los 2 o 3 años anteriores. No existe pesimismo, pero sí incertidumbre. El riesgo lo asumen las empresas cuando es controlado, pero la incertidumbre es más incómoda de manejar, ya que tiene un componente emocional que puede provocar cambios en las tendencias”.

Sergi Carpi hace hincapié en los retos que tiene por delante el sector, “por supuesto la digitalización sigue siendo el mayor de los retos que tenemos por delante. Por fortuna, pertenecemos a un grupo donde ya hace unos años se decidió tomar este camino. Aprendiendo y mejorando, nos pusimos en marcha como digo hace ya un tiempo, y aunque sigue siendo una carrera de fondo, día a día, vamos cumpliendo y alcanzando pequeños objetivos que nos posicionan cada vez en una mejor situación para afrontar los retos de futuro”.