El retail asegura tener problemas logísticos para el aprovisionamiento

El sector comercial vasco se está viendo muy afectado por las afecciones derivadas de la crisis sanitaria del coronavirus, Covid-19, que ha reducido su capacidad productiva y ha afectado al empleo. Entre los muchos males que afectan al comercio, los principales problemas logísticos se centran en los aprovisionamientos (57,1%) y con porcentajes muy similares a los stocks (48,4%) y la distribución (45,1%). Si el e-commerce vive momentos de “Black Friday continuo” en opinión de los operadores logísticos y los transportistas de paquetería, no se da la misma problemática en el canal del retail.

Según un estudio realizado por Eusko Ganberak – Cámaras Vascas, el 82,8% de los comercios vascos considera que el principal factor determinante para la salida de la crisis pasa por la activación de la economía a nivel local, seguido por las ayudas del estado (77%), una respuesta unificada a nivel europeo (70,5%) y la consecución de una vacuna contra el COVID-19 (69,6%).

La vuelta a la “normalidad”

Como en el resto de la economía, el sector retail ha permanecido “hibernando” durante algunas semanas, antes de volver a abrir sus puertas con limitaciones y, en algunos casos, sin poder levantar la persiana aún. Es el caso de los comercios situados en centros comerciales y los de mayor superficie.

La vuelta a la “normalidad”, a la hora de abrir de nuevo, y según la encuesta, las dificultades de distribución y de aprovisionamiento se unen a la falta de pedidos, las medidas de seguridad implementadas, los problemas de tesorería, si bien un 67% de los negocios abiertos indica que no ha perdido posición competitiva en el mercado. Evidentemente, el colectivo de los comercios que no ha podido abrir ha visto disminuir sus ingresos drásticamente, la mitad de los mismos por encima del 50% y un 23,1% por encima del 75%. En los comercios abiertos, su descenso se sitúa entre el 20% y el 49% con motivo de la falta de demanda.

Factores determinantes para salir de la crisis del retail

La crisis está originando u originará problemas de liquidez en los comercios vascos, con tres obligaciones de pago que más preocupan: los impuestos, los sueldos y salarios, y los pagos a la Seguridad Social, mientas que otro tipo de pagos como los arrendamientos inmobiliarios, los préstamos financieros y el pago de suministros inciden más en el colectivo que no ha podido abrir su establecimiento.

Pesimismo a corto y medio plazo

Más de un tercio de las empresas comerciales (37%) creen que el escenario no mejorará hasta 2022, frente a un 33.6% que cree que será en un año y quienes opinan que la crisis se quedará con nosotros indefinidamente (18,8%) y habrá que adaptarse a ella. Más de la mitad es muy pesimista ante la evolución próxima delescenario económico ycon respecto a las perspectivas, el comercio prevé una recuperación lenta, mientras que las expectativas de los negocios han cambiado radicalmente. Antes de la crisis, un 65,1% de los comerciantes preveía una situación buena o muy buena de cara al futuro y ahora, en la coyuntura actual, para un 89,3% la previsión es mala o muy mala.

Un 82,8% del retail vasco considera que el principal factor determinante para la salida de la crisis pasa por la activación de la economía a nivel local, seguido por las ayudas del estado (77%), una respuesta unificada a nivel europeo (70,5%) y la consecución de una vacuna contra el Covid-19 (69,6%), hecho que puede tardar meses y con el que no se puede contar. Además, se señalan tres medidas empresariales para hacer frente a la epidemia: la solicitud de avales y ayudas, la reducción de la actividad y la revisión de los contratos con clientes y proveedores.