El puerto de Valencia, solidario con la histórica Corregudes de Joies

Estos días son muy especiales para Pinedo. Desde hace más de 150 años la zona de playa de la Creu de la Conca de Valencia acoge a jinetes y amazonas con sus caballos para retarse en la tradicional Corregudes de Joies, un espectáculo histórico que este año se ha suspendido por la crisis sanitaria por la Covid-19. La Autoridad Portuaria de Valencia, junto a las empresas de la comunidad portuaria que apoyan estas carreras históricas, quieren mostrar su solidaridad con los organizadores del evento y reiterar su compromiso con las Corregudes de Joies para que el próximo año los centenares de personas que acuden a la playa de Pinedo vuelvan a vibrar con estas carreras de caballo que se celebran desde mediados del siglo XIX.

La APV se solidariza con esta histórica festividad que este año se ha suspendido por la crisis sanitaria de la Covid-19

Según establece la tradición, en les Corregudes de Joies, el jinete ha de montar sin silla, tal y como se ha venido haciendo desde sus inicios por parte de los agricultores y labradores de la zona, que fueron los que impulsaron estas carreras en el marco de sus fiestas populares. El nombre de Corregudes de Joies proviene del premio que se entrega a los ganadores, unos pañuelos de seda grandes que suelen estar colgados sobre las coronas de laurel durante los días de la carrera. Uno de los pañuelos será para engalanar el cuello del caballo ganador y otro para el jinete que se alza sobre el triunfo.

Imágenes de gran belleza

Las imágenes de los jinetes y amazonas sobre sus caballos, la complicidad entre ambos, la plasticidad o la emoción del público, la arena y el agua de Pinedo, y el fondo de las grúas del Puerto como espectadoras privilegiadas de este espectáculo, son consideradas de gran belleza por los aficionados a la fotografía que año tras año acuden a este evento.

El puerto de Valencia muestra su compromiso con un evento con más de 150 años de antigüedad

Se trata de una carrera de 700 metros en la que los jinetes o amazonas compiten por la preciada joya ligada al cuello, es decir, un pañuelo de seda de diferente color sobre una corona de laurel que antiguamente se regalaba a la mujer amada al finalizar la carrera, tradición que se sigue practicando en Pinedo.

Las Corregudes de Joies datan del siglo XVIII y, en sus orígenes, se celebraban en la huerta al ritmo de tabalet y la dolçaina. Pinedo es la única población valenciana que ha mantenido esta tradición el marco de su Festa Grossa.