El puerto de Valencia, líder en los ámbitos medioambiental y smart port

El puerto de Valencia ocupa la primera posición de smart port en el sistema portuario español, según un informe publicado en la revista de ingeniería civil CEDEX que evalúa 32 parámetros agrupados en 4 categorías: económico-operacional, social, político- institucional, medioambiental, a los que hay que sumar el grado de digitalización.

El enclave valenciano lidera el ranking español de puertos inteligentes con una puntuación total de 299,47. En el conjunto de los pilares evaluados se posiciona entre los tres primeros puestos del Top 10 al considerar cualquiera de las categorías: medioambiental (67,73), económico-operacional (88,83), social (82,24), político-institucional (60,67) y grado de digitalización (70,26). Además de la puntuación total, también lidera las categorías de medio ambiente y social.

Desde la Autoridad Portuaria de Valencia se ha puesto en valor la “estrategia que llevamos desarrollando desde hace años para situar nuestras instalaciones a la vanguardia de las nuevas tecnologías para mejorar el servicio con nuestros clientes y usuarios, potenciar la sostenibilidad mediante acciones dirigidas a el respeto al medio ambiente y favorecer la relación e integración ciudad-puerto”.

Así, la APV continúa trabajando en esta estrategia para consolidar al puerto de Valencia como hub de referencia tal y como se recoge en los objetivos del nuevo Plan Estratégico de la APV para el 2030: nuevas oportunidades de negocio y desarrollo tecnológico; transición energética, descarbonización y lucha contra el cambio climático; transformación digital; innovación; y relación puerto-ciudad.

Referencias en materia medioambiental y social

En materia medioambiental, la APV tiene el compromiso firme en el 2030, cero emisiones, con un plan que contempla acciones como la subestación eléctrica que permita la conexión a la red de los buques atracados en puerto y la reducción correspondiente de emisiones, la instalación de nuevas cabinas de control de emisión de aire, el uso de hidrógeno en las terminales o la instalación de placas fotovoltaicas, entre otros.

En los parámetros sociales, el puerto de Valencia continúa trabajando en nuevas soluciones para seguridad, protección y gestión de emergencias o la mejora continua y la formación de trabajadores. Un ejemplo de este compromiso se ha reflejado durante la situación de emergencia generada por la Covid-19 donde la actividad portuaria ha continuado su labor para asegurar la cadena logística con plenas garantías de seguridad para la comunidad portuaria.

Asimismo, destacar la responsabilidad de la APV y las empresas de su entorno con las inquietudes de la población más próxima al puerto de Valencia con iniciativas como Aportem, o la integración ciudad-puerto con actuaciones como el plan especial de Nazaret, planificado de manera conjunta con el Ayuntamiento, con la cesión de suelo portuario para la ciudad.