Mar Chao, directora Comercial y de Desarrollo de negocio de la APV, encabeza una delegación valenciana

La Autoridad Portuaria de Valencia (APV) estará presente hasta el próximo jueves en la XXI edición de Conxemar, la feria de productos del mar congelados que se celebra en Vigo y en la que se dan cita 750 empresas entre mayoristas, importadores, exportadores, fabricantes o distribuidores, entre otros. La APV acude por primera vez a este certamen con stand propio.

La delegación del puerto de Valencia, encabezada por Mar Chao, directora Comercial y de Desarrollo de negocio de la APV, asiste con el propósito de poner en valor su elevada conectividad y las instalaciones para este tipo de tráficos; y respaldar a FEDACOVA: la Federación Empresarial de Agroalimentación de la Comunidad Valenciana. Una organización que agrupa a 30 asociaciones que a su vez representan 2.200 empresas, es decir más del 70% del total de un sector que está adquiriendo una gran relevancia en el puerto de Valencia por la apertura de mercados que posibilita al empresariado de la Comunitat. De hecho, la delegación comercial de Valencia se ha marcado como objetivo poner en valor la situación geoestratégica del puerto, que le convierte en puerto clave para este tipo de tráficos en el Mediterráneo, así como su elevada conectividad. Actualmente, el puerto de Valencia cuenta con 92 servicios regulares con los cinco continentes para el tráfico perecedero.

Asimismo, el puerto de Valencia dispone de más de 3.000 conexiones reefer en sus tres terminales de contenedores. En concreto, la terminal CSP Iberian dispone de 1.500 conexiones reefer, APM cuenta con 750 conexiones para ese tipo de contenedores mientras que MSC dispone de 576 conexiones. A estas infraestructuras en las terminales de contenedores se le añaden el almacén de Agro Mercants Group que cuenta con 16.000 m2 destinadosexclusivamente a la logística de los productos refrigerados y un puesto de inspección fronteriza de 17.000 m2 que, a través de la Marca de Garantía, garantiza que cualquier contenedor que sea llevado a estas instalaciones debe ser revisado en un tiempo inferior a los 45 minutos.

La elevada conectividad del puerto de Valencia y sus amplias infraestructuras han convertido al enclave valenciano en una de las principales plataformas logísticas para el tráfico de productos perecederos. En el 2018, los recintos portuarios de la APV (Valencia, Sagunto y Gandia) gestionaron más de 7 millones de toneladas de import-export de productos perecederos. En cuanto al tráfico exclusivo de pescado congelado, durante el año pasado, Valenciaport manipuló cerca de 427.000 toneladas de este tipo de tráfico, de las cuales más de 211.000 fueron en régimen de import/export, lo que supone un crecimiento del 22,34% respecto a 2017.