El puerto de Tarragona, tercer puerto mejor valorado en tráfico de vehículos

El puerto de Tarragona ha avanzado una posición en comparación con el año anterior y se sitúa entre los tres mejores puertos del Estado en tráfico de vehículos, según la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC). El puerto de Tarragona sube una posición y también mejora en la valoración general en logística marítimo-portuaria en el tráfico de vehículos, colocándose por encima de la media del conjunto de los 8 puertos españoles que prestan este tipo de servicio, con un 4,1 sobre 5.

Los resultados del informe de ANFAC, con el puerto de Santander en primera posición, muestran como Tarragona ha sido uno de los tres puertos, junto con Pasaia y Vigo, que han aumentado su puntuación.

Este aumento ha permitido que el puerto de Tarragona se sitúe en tercera posición en el ranking de ANFAC y se convierte en el único puerto de todo el sistema que mejora su valoración en dos años consecutivos. Tarragona se coloca por delante de Valencia, el segundo puerto del Estado con más movimiento de vehículos (583.255 vehículos), y de Barcelona (3,9 puntos), líder del Estado español en tráfico de vehículos, con un movimiento de 710.511 vehículos en el 2019.

El movimiento de vehículos también ha mejorado para el puerto de Tarragona, en el 2018 se movieron un total de 191.912 vehículos y el 2019 la cifra aumentó hasta los 206.699, el que supone un aumento de un 7,71%.

Un puerto con altas capacidades

La encuesta de la asociación de fabricantes de coches establece que una valoración de entre 4 a 5 puntos, donde se encuentra el puerto de Tarragona, corresponde a un nivel entre “satisfactorio” y “muy satisfactorio”, dentro de los valores máximos que se puede lograr.

Para establecer el ranking de los puertos con tráfico de vehículos, la encuesta ANFAC se basa en la valoración de elementos considerados esenciales en la prestación de un servicio portuario competitivo, de acuerdo con los niveles de calidad requeridos por los fabricantes para el transporte marítimo de vehículos.

Los principales apartados valorados son el nivel de implicación de la Autoridad Portuaria, la gestión de los trámites aduaneros, la accesibilidad al puerto, el estado de las zonas de depósito, la agilidad en la gestión y la manipulación de los vehículos, entre otros.