El puerto de Rotterdam inicia las pruebas para autorizar la entrega de contenedores con una señal digital

El puerto de Rotterdam ha iniciado una prueba piloto que permitirá a los transportistas la retirada de los contenedores en las terminales por medio de una señal digital. Este sistema podría reemplazar el código de verificación PIN, empleado de forma generalizada en el tráfico contenerizado.

La nueva aplicación, denominada Secure Container Release, está basada en la tecnología blockchain y tiene como objetivo una operativa de contenedores más eficiente a la vez que menos susceptible al fraude.

Los participantes en esta fase de pruebas de tres meses son CMA-CGM, Hapag-Lloyd, MSC, ONE, Hutchison Ports ECT Rotterdam, Rotterdam Fruit Wharf, Milestone Fresh, VTO, Portmade y el desarrollador de aplicaciones T-Mining.

Emile Hoogsteden, director de Comercio del puerto de Rotterdam, explica que «gracias a disponer de nuevas tecnologías, podemos hacer que nuestras operaciones portuarias sean más inteligentes, rápidas, eficientes y seguras. La iniciativa Secure Container Release es un buen ejemplo. Durante este proyecto, los diferentes participantes utilizarán una aplicación blockchain que les permita organizar de manera segura y eficiente el procedimiento, seguido por las distintas partes de la cadena».

El Secure Container Release sustituirá el PIN

Los transportistas que planifican recoger un contenedor en la terminal deben tener una autorización de recogida válida.  Esta autorización es emitida por la naviera. El transitario posteriormente ordena a una empresa de transporte que cargue el contenedor en la terminal. Actualmente, esta orden de recogida se confirma en la terminal mediante un código PIN. Este procedimiento requiere numerosas acciones manuales de diferentes partes. Cualquier inconveniente o error en el proceso de recogida conlleva una pérdida de tiempo, reclamaciones y agravantes entre clientes y operadores, así como posibles oportunidades de fraude. En esta prueba piloto, el Secure Container Release podría reemplazar por completo la autorización basada en el código PIN.