Firma del acuerdo por parte de Félix Garciandía y Eneko Goia

El Ayuntamiento de Donostia/San Sebastián y el Puerto de Pasaia han formalizado la firma del acuerdo de cesión del Faro de Isla Santa Clara, que pasará a ser gestionado por el Consistorio donostiarra con el objetivo de que albergue la intervención artística que la escultora Cristina Iglesias está preparando para este lugar.

El alcalde, Eneko Goia, y el presidente de la Autoridad Portuaria de Pasaia, Félix Garciandía, han suscrito un acuerdo -en el propio Ayuntamiento- que permitirá iniciar en breve los trabajos encaminados a albergar la instalación artística. Tanto Eneko Goia como Félix Garciandía han manifestado su satisfacción por el acuerdo de cesión, y han mostrado su confianza en que el proyecto culmine el año que viene “y convierta a la Isla de Santa Clara en una referencia artística y cultural de dimensión internacional”.

Goia ha querido destacar y agradecer el “esfuerzo y facilidades dadas por la Puerto de Pasaia con el fin de que Donostia / San Sebastián tenga un nuevo referente artístico y cultural en la ciudad”. Por su parte, Garciandía ha explicado que en la sesión del Consejo de Administración del Puerto de Pasaia, celebrado el pasado 30 de julio, se acordó el otorgamiento de la concesión del faro al Consistorio donostiarra. «Este acuerdo contempla la concesión por un plazo de 30 años, con opción a cinco años prorrogables, si bien la parcela y el edificio del faro seguirán siendo dominio público adscrito al puerto de Pasaia».

Isla y Faro de Santa Clara
Isla y Faro de Santa Clara, en la bahía donostiarra

A partir de ahora

Según informa el Ayuntamiento donostiarra, con el permiso de concesión demanial aprobado, arrancarán próximamente las obras de vaciado del edificio. A partir del 16 de septiembre, una vez concluida la temporada de playas y para evitar molestias a las personas usuarias de la isla, comenzarán estas labores que tendrán una duración aproximada de tres meses. Las dos últimas semanas de septiembre se realizarán las tareas de preparación de los trabajos, mientras que el vaciado comenzará en octubre.

Durante este periodo, el acceso a la isla estará restringido, si bien la parte inferior (muelle y playa) permanecerán accesibles.
Esta fase de vaciado se llevará a cabo de acuerdo a un riguroso plan para minimizar las afecciones en la isla, de forma que el tratamiento de escombros y residuos generados tendrá un alto nivel de cumplimiento medioambiental conforme al plan aprobado.

Posteriormente tendrán lugar las siguientes fases, con previsión de que el próximo invierno se inicien las obras de rehabilitación del edificio para su adecuación a la intervención de la escultora Cristina Iglesias. La artista transformará la casa del faro en una escultura pública. El interior a reformar es un espacio de 68,5 metros cuadrados y 5 de altura, dividido en dos plantas, mientras que la funcionalidad del faro y su aspecto exterior se mantendrán inalterados.