El puerto de Cartagena se afianza en el transporte de eólicos

El puerto de Cartagena busca la diversificación de las mercancías movidas a través de sus muelles y, en concreto, está apostando por el transporte de cargas de proyecto: mercancías de extra-dimensionadas y extra pesadas, heavy-lift. En este sentido, hasta octubre se han exportado 700 unidades de piezas eólicas entre palas y fustes para aerogeneradores. Un tráfico que se inició en el 2018 y creció un 45% en 2019, pasando de 27.000 toneladas a 60.000 toneladas. La previsión para un año tan excepcional como el que estamos viviendo es la de igualar las cifras del año anterior.

Esta mercancía procede de la planta que la empresa Vestas posee en Daimiel (Ciudad Real), y la que Eiffage gestiona en Madrigueras (Albacete). En el puerto, las empresas que se encargan de organizar y coordinar todos los transportes que participan en la cadena logística cuyos trabajos se realizan con un complejo movimiento coordinado entre dos grúas, está atendida mayoritariamente por dos empresas con expertas como son Ership y Agencia Marítima Blázquez. Los principales países receptores de esta mercancía son Uruguay, Georgia, Finlandia, Senegal, Argentina y Estados Unidos, entre otros.

El buque “Star Lygra”, de bandera de las Islas Marshall y 204 metros de eslora, realizó la primera carga en 2018 de 46 elementos cilíndricos de torres eólicas con destino a Montevideo (Uruguay). Las piezas medían entre 13 y 30 metros de largo y un diámetro de entre 3,5 y 4 metros. El último embarque ha corrido a cargo del buque “Anna”, abanderado en Gibraltar y de 126 metros de eslora, que cargó 21 piezas con destino a Esbjerg (Dinamarca).

El buque “Anna” ha sido el último en cargar eólicos en el puerto de Cartagena

Transición energética

La presidenta de la APC, Yolanda Muñoz señala que “nuestro principal reto y objetivo es consolidar los tráficos tradicionales del Puerto de Cartagena: los graneles, pero también estamos captando otros nuevos como el de piezas eólicas o plataformas off-shore”.


Muñoz ha explicado que “este tipo de mercancías está ganando relevancia en los últimos años en el puerto de Cartagena con capacidad suficiente para moverlas y manipularlas” con lo que la instalación demuestra ser “una herramienta útil” al servicio de las empresas creando puestos de trabajo tan necesarios en estos momentos. Desde los tradicionales productos energéticos, como el petróleo, pasando por otros que están ganando relevancia como el Gas Natural Licuado (GNL), hasta productos petroquímicos o cereales, o mercancías más sofisticadas como los componentes para generadores de energía eólica, todos “tienen un espacio en nuestro puerto”.

En este sentido, la presidenta ha subrayado que “su empleo tiene distintas ventajas, como la producción de energía renovable, y el frenado del consumo de combustibles fósiles, lo que permite trabajar y avanzar en compromiso por la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente”.

Industria off-shore

La industria off-shore es un nuevo nicho de mercado para el puerto de Cartagena debido, por una parte, a su posición estratégica en el eje del Mediterráneo al ser un punto intermedio entre África, Asia y Europa y en lugar de referencia para los armadores. Y, por otra parte, cuenta con empresas marítimas como Navantia, y con profesionales de relevancia y experiencia contrastada como los que requiere este sector.

“Disponemos de una terminal para carga de proyecto y un muelle para buques de larga estancia y plataformas petrolíferas. Debemos de consolidar esta nueva línea de negocio manteniendo reuniones con las principales empresas del sector. Es una oportunidad que no podemos dejar pasar”, ha remarcado Yolanda Muñoz.

Desde finales de 2018 Cartagena se ha posicionado como puerto seguro para buques off-shore y han permanecido atracados en estancia prolongada, para trabajos de acondicionamiento y mantenimiento, desde la  plataforma semi-sumergible de perforación “Transocean 706”, los buques “Drillship Atwood Advantage”, “Saipem 700”, el segundo mayor buque grúa semi-sumergible del mundo; la plataforma “Stena Icemax”; ovel  buque de tendido de tubos “Castorone”, que ha estado atracado desde marzo hasta octubre en Escombreras, en su segunda visita a las instalaciones cartageneras.