El aeropuerto de Castellón, logra un récord de operaciones en 2020

El aeropuerto de Castellón ha cerrado 2020 con el mayor registro de operaciones desde su apertura al tráfico, pese a la grave crisis del sector de la aviación asociada a la pandemia del coronavirus. Además, ha impulsado nuevas inversiones y zonas de expansión que permiten avanzar en la estrategia de diversificación.

El conseller de Obras Públicas, Arcadi España, ha mantenido una reunión con la directora general de Aerocas, Blanca Marín, para hacer balance del ejercicio 2020 y ha valorado que, “en un contexto de enorme dificultad para el sector de la aviación, con un hundimiento general de la actividad, el aeropuerto de Castellón ha sido capaz de batir su récord de movimientos de aeronaves”. En concreto, ha registrado 7.750 operaciones, con un incremento del 19% respecto a 2019, en que hubo 6.515. Un crecimiento vinculado a la actividad de las escuelas de vuelo que operan en el aeropuerto y a la estrategia de diversificación.

A pesar de los efectos del Covid, Castellón ha logrado un 19% de incremento en sus operaciones en 2020

Respecto a los pasajeros, se han contabilizado un total de 40.275. Pese a que durante la mayor parte del año el descenso ha sido inferior en términos porcentuales a la media del conjunto de aeropuertos españoles, ha habido un retroceso del 68%. Una situación motivada por la afección de la pandemia al tráfico aéreo, que motivó la interrupción de las rutas regulares que opera el aeropuerto de Castellón.

Arcadi España ha incidido “en la capacidad que ha tenido el aeropuerto para adaptarse al escenario de la Covid-19, dando respuesta a la demanda del sector aéreo y generando inversión, actividad y empleo”. Ante la caída del tráfico comercial, ha añadido, “el aeropuerto ha acelerado su proceso de desarrollo integral, a través de la potenciación de la cartera de servicios, sentando así unas bases sólidas para su crecimiento”.

Inversión de tres millones

La instalación ha acogido numerosas aeronaves que han dejado temporalmente de operar y que requieren espacio para estacionamiento y mantenimiento. También se ha acelerado la actividad de desmantelamiento. Además, de la mano de la iniciativa privada, se han impulsado nuevas áreas de desarrollo e inversiones, como son la nueva zona de estacionamiento de aeronaves, el centro de mantenimiento de aviones y la plataforma industrial. Unas actuaciones que suponen cerca de tres millones de euros de inversión, entre la aportación pública y privada.

En este sentido, Arcadi España ha manifestado su satisfacción por la confianza de las empresas en la infraestructura, “como demuestra que están invirtiendo en su desarrollo en una situación de gran complejidad”.

El conseller también ha resaltado que la Estrategia Valenciana de Recuperación de la Generalitat haya incluido como proyecto estratégico el desarrollo de la Zona de Actividades Complementarias (ZAC) del aeropuerto, donde está prevista la creación de un polo empresarial vinculado a los sectores aeronáutico y logístico.

Rutas nacionales

Por otra parte, a pesar del escenario adverso, han surgido oportunidades relacionadas con el tráfico comercial. Debido a la pandemia, hubo que sustituir la ruta programada a Marsella por una a Bilbao, que ha funcionado de forma positiva, lo que ha llevado a tomar la decisión, consensuada con el empresariado turístico, de renovarla dos años más.

Además, el aeropuerto ha promovido una nueva ruta nacional ante la previsión de que la reactivación del turismo estará vinculada a los mercados domésticos. El conseller ha apuntado el objetivo del aeropuerto de reactivar las rutas regulares a partir de finales de marzo, incorporando una nueva conexión nacional con uno de los siguientes destinos: Andalucía, Galicia, Asturias y Castilla-León.