Diez millones para el primer tramo de la N-121-A de Navarra

Las obras para la conversión de la N-121-A  de Navarra en una vía 2+1 podrán comenzar en breve tras la autorización de la licitación del contrato de las obras de construcción de su primer tramo, que discurre al largo de 5 kilómetros y cuyo valor estimado de 10,1 millones de euros. Las obras se enmarcan en la conversión del conjunto de la N-121-A en una Vía 2+1, de doble sentido de circulación en una plataforma de tres carriles disponibles. El carril central se utilizará como carril de adelantamiento en una u otra dirección de manera alterna, con intervalos regulares de en torno a un kilómetro de longitud e independientes del sentido contrario de circulación en todo momento, ya que está separado de manera efectiva mediante una mediana continua.

Esta solución evita el “efecto llamada” para el tráfico de transporte pesado

En contra de los expresado por las asociaciones de transportistas, los gestores de las infraestructuras navarras  prevén que, con la solución final proyectada para la nueva N-121-A, “no produzca un efecto llamada del tráfico de pesados”, además de por la propia idiosincrasia de este tipo de vías, por la obligatoriedad de estos de reducir la velocidad, e incluso llegando a tener que detenerse, en los diferentes elementos de calmado de tráfico efectivos que se han diseñado.

Cabe recordar que la N-121-A es una vía estratégica y por ella transitan a diario más de 9.500 vehículos, de los que aproximadamente un 25% (más de 2.500 al día) son camiones, que utilizan dicha carretera para acceder a la frontera de Irún.

Según las autoridades forales, la solución Vía 2+1 “está muy extendida internacionalmente desde hace muchos años y ha demostrado su eficacia en cuanto a seguridad vial y funcionalidad”. Sus principales ventajas son que suprime el 100% de los adelantamientos con circulación en sentido contrario, lo que reduce significativamente el riesgo de colisión frontolateral, que es la causa más lesiva de la accidentalidad actual de la N-121-A. Además, permite disipar las colas con mayor facilidad, ya que se optimizan las zonas de adelantamiento.

Características del trazado

El proyecto del tramo 1 contempla el desdoblamiento del tramo inicial entre la actual glorieta de los túneles de Ezcaba y la nueva de 40 metros de diámetro interior prevista entre la actual intersección con la NA-4210. De este modo, el tramo comenzará con una vía de dos carriles por sentido separados por una mediana continua de dos metros con barrera vertical, lo que conlleva la supresión del actual acceso (tipo glorieta partida) a Oricáin a través de la NA-2552, la anulación del tramo inicial de esta carretera y el desplazamiento y transformación en una glorieta de la intersección en T actual con la NA-4210.

Anexa al nuevo trazado se ha previsto una vía de servicio en su margen izquierda de 200 metros (entre el 6+600 y el 6+800), a la que se accederá por el antiguo trazado de la NA-4210. Dispondrá de dos sentidos de circulación y estará separada del tronco principal por una terciana de 2,5 metros de anchura, donde se dispondrá de barrera vertical de igual tipología que la mediana y barrera de metacrilato de protección acústica de 4 metros.

La nueva glorieta (pk 6+900) tendrá cuatro conexiones: las dos de la N-121-A, la nueva conexión con la NA-4210 y la relativa al trazado modificado de la NA-2552 por el que se accederá a Oricáin desde la vertiente norte. Desde la misma y hasta la nueva glorieta del acceso sur de Sorauren, el proyecto prevé una vía 2+1, con dos carriles de circulación en dirección norte, mediana de dos metros de anchura con barrera vertical metálica y un carril sentido sur.

La carretera N-121-A soporta el paso diario de 2.500 camiones

El tramo correspondiente a la actual variante de Sorauren mantiene su disposición actual de carriles, pero los sentidos estarán separados mediante una mediana de 1 metro con barrera metálica vertical. Se colocará además un vallado perimetral exterior en ambos márgenes para proteger la carretera del posible acceso de la fauna y redirigirlo a las estructuras sur y norte sobre el río que se consideran zonas seguras de paso habilitadas para ello. Además, en ambos lados de la carretera se incluirán dos zonas de escape en dicho vallado para aquellos animales que puedan acceder a la misma por ambos extremos.

A continuación, desde la rotonda proyectada en el acceso Norte a Sorauren (pk 9+000) hasta núcleo urbano de Olave (pk 10+200), el proyecto contempla un tramo inicial de transición de un carril por sentido de unos 300 metros con mediana pintada. En este tramo se anexará una vía de servicio entre los p.k. 9+000 y 9+150, de un solo carril sentido sur en su margen izquierda, con el fin de facilitar el acceso a las viviendas situadas en esa zona y con una separación con la carretera de iguales características que la de Oricain.

El tramo final de 2+1 se ha proyectado con doble carril en sentido norte y un carril sentido sur con mediana de dos metros de anchura con barrera vertical metálica hasta la actual intersección con la NA-4212, Olaiz. Este cruce se modifica añadiendo un tercer carril central de espera para los giros a izquierda de salida. La parte final contempla un último tramo de transición de la vía 2+1 a la actual travesía de Olave.