CLECAT y cargadores alertan que las navieras comprometen la recuperación de la economía europea

Las asociaciones europeas que representan a los transitarios, logísticos y agentes de aduanas y a los cargadores, como lo han hecho repetidamente durante el 2020, han instado una vez más a la Comisión Europea a investigar las prácticas operativas y comerciales de las navieras de contenedores. Estas actividades que, según CLECAT (federación europea de transitarios, transporte, logística y agentes de aduanas) y ESC (consejo europeo de cargadores), suponen un efecto cada vez más distorsionador en la cadena de suministro y un impacto negativo en la economía europea.

En la carta enviada a la Comisión de la UE, refiriéndose a las prácticas operativas y de tarifas del sector marítimo, CLECAT y ESC han acusado, entre otras cosas, a las navieras de incumplimiento de los contratos existentes, para establecer condiciones “irracionales” en la aceptación de reservas y por fijar unilateralmente fletes cuyo valor resultaría muy superior al acordado en los contratos.

 CLECAT y ESC vuelven a recriminar a las navieras que operan servicios la capacidad de hacer cambios en los fletes siempre que los consideren apropiado, más allá del nivel de las tarifas y de los cargos acordados con los clientes. Las dos asociaciones han subrayado que, al mismo tiempo, los operadores y cargadores deben hacer frente a las reservas rechazadas y los retrasos en la carga de sus mercancías en los buques si las compañías consideran más productivo aceptar envíos con fletes más altos por otras mercancías.

CLECAT y ESC también han centrado parte del problema en la escasez actual de contenedores vacíos. Una escasez, según señalan, causada por la interrupción de la cadena de suministro por el número sin precedentes de los blank sailing programados por las compañías, cancelaciones de salidas de hasta el 30% de la total para ciertas rutas de tráfico, y por la falta de fiabilidad de los horarios, ya que según las dos asociaciones solo el 50% de las fechas de salidas de los buques corresponde a los anunciados por las navieras.

Finalmente, CLECAT y ESC concluyen reiterando que las prácticas de las navieras representan un riesgo para la resiliencia de las economías de la Unión Europea.