CLECAT opina que sus miembros sufren la carga del aumento de costes del transporte marítimo de contenedores

CLECAT, la federación europea de transitarios, transporte, logística y agentes de aduanas, ha realizado un análisis sobre el impacto de la pandemia en el sector del transporte marítimo de contenedores. Este balance evidenciaría que la crisis del Covid-19 habría tenido mayor repercusión económica sobre la cuenta de resultados de los colectivos empresariales pertenecientes a CLECAT que sobre las navieras.

Según CLECAT, el aumento de fletes, la drástica contención de los costes operativos y la reducción de servicios y capacidades, ha supuesto para las navieras que sus resultados no descendieran como habrían previsto.

La federación europea fundamenta su opinión en los balances positivos que han obtenido una compañía líder como Maersk, que en el segundo trimestre del año ha obtenido un beneficio neto de 443 millones de dólares respecto a los 154 millones del mismo periodo del 2019. No obstante, manifiesta CLECAT, el volumen de contenedores del grupo danés ha descendido el 16%. Igual sucede con la alemana Hapag-Lloyd, que incrementó el beneficio de 56 a 287 millones de dólares frente una bajada del 11% en el volumen transportado de teus. La surcoreana HMM también ha contabilizado un beneficio neto de 23 millones de dólares en comparación con una pérdida de neta de 54 millones en el segundo trimestre del 2019, con un desplome del 22% de la carga contenerizada.

Así, CLECAT ha resaltado que, a pesar que el transporte marítimo ha entrado en números negativos, los cargadores y transitarios sufren y tienen que afrontar el incremento general de los costes con disfunciones en la cadena logística marítima que las navieras culpan a la pandemia.

CLECAT ha denunciado que el 95% de las rutas marítimas de contenedores Este-Oeste están copadas por tres alianzas, lo que obstaculiza la entrada de nuevos competidores.

Esta situación, sitúa a la federación en contra de la prórroga de cuatro años de la exención de las normas sobre la competencia para las navieras de transporte marítimo de contenedores que la Comisión Europea ratifico en marzo. Para CLECAT, la no extensión de esta exención hubiera sido una oportunidad para ayudar al sector marítimo contenerizado a ser más reactivo en su papel de servicio al tejido exportador e importador europeo.