Castilla y León subvenciona la reingeniería de procesos logísticos

La Consejería de Empleo e Industria de la Junta de Castilla y León ha convocado nuevas subvenciones de la dirigidas a mejorar la productividad y reforzar la competitividad del tejido industrial autonómico por valor de 160.000 euros. Así, se pretende ayudar a las pymes a impulsar el desarrollo tecnológico de sus procesos productivos mediante la metodología ‘Lean Manufacturing’.

El ‘Lean Manufacturing’ comprende la reingeniería de flujos de materiales y procesos logísticos

Cabe recordar que el ‘Lean Manufacturing’ es un método de organización del trabajo que se centra en la optimización del proceso de fabricación, empleando sólo los recursos que generan valor añadido. El uso de estas técnicas, de origen japonés, permite a las empresas reducir los tiempos y los costes de producción, lo que redunda en la mejora de su competitividad. Se consideran iniciativas de ‘Lean Manufacturing’ las relacionadas con reingeniería de flujos de materiales y procesos logísticos para lograr una mayor eficiencia; disminución de tiempos y supresión de ineficiencias de una unidad productiva; reingeniería de líneas de producción; rediseño de la conceptualización y desarrollo de nuevos productos y procesos, y reducción de los defectos, rechazos y reprocesos.

La Junta financiará tanto la implantación de sistemas de gestión basados en la técnica ‘Lean Manufacturing’, como la preparación previa para dar éste paso a través de la contratación de servicios de consultoría e ingeniería, siempre que incluyan la elaboración de un plan de actuaciones. En ambos casos, los proyectos deben ir acompañados de una fase de diagnóstico.

La convocatoria permanece abierta hasta el próximo 10 de febrero. Al margen, existen otra serie de ayudas, dotada con 80.000 euros para entidades sin ánimo de lucro entre cuyas actividades se encuentre la formación en materias relacionadas con la seguridad industrial. El objetivo es potenciar la realización de cursos encaminados tanto a la obtención de los carnés profesionales y otras habilitaciones necesarias para operar en este ámbito, como a la mejora de la cualificación técnica de los agentes que ya intervienen en el campo de la seguridad industrial.