Cantabria refrenda las inversiones en el puerto de Santander

El nuevo director del puerto de Santander, Santiago Díaz, ha sido recibido por el presidente regional, Miguel Ángel Revilla, junto al consejero de Innovación e Industria, Francisco Martín, y el presidente de la Autoridad Portuaria, Jaime González. En ésa reunión, Revilla ha respaldado el plan de inversiones que tiene previsto ejecutar a corto y medio plazo, por valor de 90 millones de euros. En ese plan figuran actuaciones como el nuevo silo de automóviles, el muelle 9 de Raos o el nuevo muelle en la zona de Maliaño, que posibilitará el atraque de buques de mayor tamaño y adonde se trasladará la Estación Marítima para cruceros y ferris.

El presidente cántabro, que siempre resalta la importancia del puerto de Santander para la economía regional, se quejó de las restricciones que Reino Unido ha puesto al tráfico de personas que afecta singularmente al aeropuerto Seve Ballesteros –que dispone de varias conexiones con las islas británicas- y al tráfico de pasajeros de Brittany Ferries.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Portuaria ha manifestado que el puerto vive en estos momentos un momento de incertidumbre tanto por la evolución de la pandemia como por la cuarentena anunciada por Reino Unido, y ha solicitado una reflexión al respecto. Según Jaime González, “estábamos en una situación en la que veíamos una franca recuperación, pero el anuncio de esta cuarentena está provocando cancelaciones que esperemos que no vayan a más, porque van a jugar en contra de esa alegría que estábamos viendo en la terminal en los pre-embarques antes de que llegaran los barcos”.

Revilla, que ve la cuarentena como “injusta y absurda”, destacó la buena situación sanitaria de la región y pidió que Cantabria sea incluida en los corredores sanitarios seguros que negocian los gobiernos de España y Reino Unido. Según el presidente, hasta ahora la ocupación de las líneas de Brittany Ferries “iba bastante bien con un tráfico de casi el 70%”, cifra que se va a resentir de manera considerable si no se produce un cambio de postura.