CámaraBilbao observa “síntomas de agotamiento económico” para 2020

El presidente de la Cámara de Comercio de Bilbao, José Ángel Corres, acompañado por su  secretario general, Juan Carlos Landeta, ha plasmado un balance de incertidumbre y nubarrones para la economía vasca y vizcaína del año próximo, a pesar de que los datos de 2019 son relativamente positivos.

En su comparecencia de cierre de año Corres señaló que “la situación económica actual es de incertidumbre” lo que origina preocupación, debilitamiento en la actividad productiva y desconfianza empresarial. En los últimos meses “hemos pasado de una situación de optimismo a una mayor cautela” por los síntomas de ralentización económica. Ello es debido a factores internos y externos reconocibles. Así, a nivel externo, influyen el auge proteccionismo, la debilidad de los mercados emergentes, las guerras comerciales, las tensiones geopolíticas, el ascenso populismo, la crisis climática y la madurez del ciclo económico. Tampoco es que “la situación política interna “anime mucho” y más con el agotamiento de las políticas de estímulo.

En 2020 «habrá ralentización económica, pero no recesión”

Tanto la economía de Euskadi como la Bizkaia cerrarán 2019 con cifras de negocio positivas y la previsión para 2020 es de estabilidad, pero Corres resaltó que la industria, el corazón económico vizcaíno, “es el sector más afectado por la ralentización” de la economía global, mientras que la construcción registra una caída en la inversión residencial y el comercio vive momentos complicado por el menor consumo. Por el contrario, la fortaleza está en el sector turístico por el aumento en la entrada de viajeros, que aumenta en un 4%. En este contexto, el aeropuerto vizcaíno ya ha superado en noviembre su récord histórico y cerrará en año más cerca que nunca de los 6 millones de pasajeros

Exportaciones a la baja

Las exportaciones de Bizkaia, hasta octubre, se han reducido un 7,3%.hasta los 7.171 millones de euros mientras que las importaciones crecen levemente, un 0,5%, y suman 8.835 millones. Esto ha afectado también a la actividad portuaria que se resiente de las paradas de la refinería de Petronor, pero también de la menor actividad comercial exterior.

La incertidumbre también aparece en el mercado de trabajo. Sin embargo, baja el paro y aumenta la afiliación a la Seguridad Social, por lo que la tasa desempleo en Bizkaia está en el 11,7% y en el conjunto de Euskadi podría cerrar el año próximo por debajo de la tasa del 10%, el 11% en Bizkaia. En este contexto, las previsiones del crecimiento en 2019 se sitúan en el 2,0%-2,1% para Euskadi y del 1,7%-1,8% para 2020, cifras muy similares a las de la provincia.

En su alocución, José Ángel Corres señaló que “las claves de la recuperación de la economía se centrarán en la industria y las exportaciones” y animó a no caer en el pesimismo. «Habrá ralentización, pero no recesión”, destacó. A su entender, “debemos ser capaces de generar y promover acciones más atrevidas e innovadoras”, nuevas formas de hacer las cosas que, con trabajo, esfuerzo e ilusión, “nos hagan ser más productivos” para mantener y generar empleo de calidad y conseguir un mayor bienestar para la sociedad. También para “ganar una mayor capacidad de resistencia en los entornos menos dinámicos que nos vaticinan”, finalizó el presidente de CámaraBilbao.