Aurelio Martínez: “La agrupación de navieras supondrá la concentración de carga en unos cuantos puertos hubs”

El tráfico en el puerto de Valencia es significativamente más alto que el que teníamos hace tres o cuatro meses

Los tráficos de contenedores del puerto de Valencia mantienen una tendencia positiva y continúan aproximándose a los niveles alcanzados en los momentos previos a la crisis del Covid-19, así lo ha explicado Aurelio Martínez, presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia,  en el ciclo de conferencias “Movilidad en transformación”, organizadas por la cátedra Demetrio Ribes de la Universidad de Valencia.

“Los tráficos a nivel mundial se han recuperado. En el puerto de Valencia, tomando datos hasta el 14 de septiembre, nuestro tráfico es significativamente más alto que el que teníamos hace tres o cuatro meses”, ha apuntado el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia.

La tendencia de recuperación ya quedó reflejada en los datos del mes de agosto, en el que el puerto de Valencia superó por primera vez el medio millón de contenedores en un solo mes. Las cifras muestran un crecimiento sostenido de la exportación desde finales de mayo, mientras que continúa el estancamiento de las importaciones como consecuencia de la falta de consumo interno.

“El tránsito está creciendo, España ‘no tira’ pero otros países sí. La mercancía que nos viene de Asia no tiene Europa como destino pero sí para otras zonas. Vienen aquí, utilizan el puerto hub de Valencia y las llevan a otros sitios”, ha precisado Martinez.

La reducción de la flota parada desde el 10 % de los inicios de la crisis hasta el 3 % en los dos últimos meses, es otro de los datos que para el presidente de la APV demuestran la recuperación del comercio internacional.

Por otra parte, Martínez también ha apuntado que para todo el mundo los indicadores actuales indican que el tercer trimestre será “como mucho un 0,1 % por debajo del mismo periodo del año anterior”.

Aumento de los fletes en plena crisis y concentración de las navieras

Otro de los aspectos en los que ha incidido Martínez es el ajuste que han realizado las navieras, lo que ha generado que las navieras -incluso aquellas que históricamente han tenido resultado negativos- hayan crecido durante el segundo trimestre. “Han ajustado las cantidades y no los precios. Estamos en un mundo oligopolizado en el que las navieras, para salvar sus cuentas de resultados, han manejado la capacidad de la flota para reducir la oferta y aumentar los beneficios. Han hecho un gestión de las líneas y lo van hacer en el futuro. Todo ello va a suponer la concentración de las navieras en tan solo tres grandes compañías”.

Para Martínez, esta agrupación que se puede dar en las navieras va exigir “una concentración de carga en unos cuantos puertos hubs”, lo que va a exigir una evolución en las infraestructuras, principalmente en las ferroviarias, una transporte que califica de vital para el puerto de Valencia.

Martínez defiende la eficiencia del transporte marítimo y la globalización sostenible

El presidente de la APV ha criticado la corriente de proteccionismo que se ha generado en algunos países. “El neoproteccionismo es muy grave, están poniendo restricciones al comercio y esto dificulta también a los países en desarrollo”.

“Sin la globalización ningún país hubiera salido y ni podrá salir del subdesarrollo. Sin comercio ningún país tiene tamaño suficiente para poder desarrollarse, el comercio y la apertura de los mercados es clave para reducir la pobreza y para que los países mejoren su estructura productiva a partir de la exportación”, ha afirmado el presidente de la APV.

Martínez también ha defendido la sostenibilidad y eficiencia del transporte marítimo. “El transporte marítimo es el más eficiente sea cual sea cual sea la variante que utilicemos. Transportar un kilo de cualquier tipo de mercancía desde China hasta España cuesta 0,05 céntimos de euro. El transporte es tan eficiente que ha integrado los mercados mundiales”.

Por último, el presidente de la APV ha señalado que la crisis ha acelerado algunas tendencias que ya estaban presentes en el mercado y la necesidad de replantear algunos conceptos como el just in time o la relocalización de la producción.

“Va a ser muy difícil la relocalización en los países desarrollados a no ser sectores que puedan competir en costes. Sin embargo, merece que algunas cosas nos repensemos si deben producirse fuera, hay que valorar el riesgo y el coste. Las empresas tendrán que tener stocks estratégicos en previsión de lo que va a suceder”, ha concluido Martínez.