20 millones de euros para el nuevo plan vasco de reindustrialización

La industria es responsable del 25% del PIB vasco, del 19% del empleo y de una gran parte de las exportaciones cuyos destinos prioritarios son Europa, América del Norte y Asia. Aproximadamente, un tercio de los productos industriales vascos tienen en los puertos de Bilbao y Pasaia su vía de salida al exterior. En este contexto, el Gobierno Vasco, y más concretamente el departamento dirigido por Arantxa Tapia, consciente de la grave crisis económica e industrial como consecuencia del coronavirus, Covid-19, ha habilitado un nuevo programa urgente y de carácter exclusivamente industrial con el objetivo de reforzar el motor de la economía vasca y arrancar una nueva fase de reindustrialización cara al futuro.

El programa se ha denominado “Bideratu Covid19” y está dotado con 20 millones de euros que se pueden solicitar desde hoy mismo y hasta el próximo 30 de noviembre. Estas ayudas vienen a complementar otros programas que ya se han puesto en marcha, pero en esta ocasión, y dada la flexibilidad permitida por la Unión Europea en la presente crisis, el Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras ha emitido una línea de ayudas específicas para empresas industriales y en crisis como consecuencia del Covid19.

Hasta 800.000€ por empresa

Al margen del prioritario cuidado de la salud de las personas, las empresas están sufriendo periodos de inactividad, reducción en el volumen de las ventas o pedidos, e interrupciones en la cadena de suministro que pueden generar, ahora y en los próximos meses, problemas de liquidez que comprometan su normal funcionamiento y, en algunos casos, su viabilidad. Muchas de estas empresas están abordando esta situación con la puesta en marcha de medidas de ajuste, reduciendo sus costes operativos y laborales, y ordenando o reduciendo su capacidad productiva. Sin embargo, existen algunas empresas cuya adaptación está siendo solo de forma parcial, e incluso otras que, aun habiendo sido capaces de reconducir su situación en términos de competitividad, mantienen una serie de desequilibrios operativos (EBITDA) o financieros que condicionan sus posibilidades de viabilidad a medio y largo plazo.

El Gobierno Vasco muestra así su afán de colaborar con los esfuerzos asumidos por las empresas y las plantillas implicadas en este proceso de lucha contra las consecuencias económicas derivadas de la crisis provocada por el Covid-19. Quiere consolidar las empresas o sectores de actividad que pudiendo ser competitivas, -ya que tienen producto y mercado-, sufren las consecuencias de una situación de carácter totalmente excepcional, sobrevenida y de ámbito global.

La nueva orden posibilita las ayudas a empresas que entran en crisis ahora y deberán realizar una previsión del flujo de caja anual, y la ayuda compensará el flujo negativo previsto, con un límite de hasta 800.000€. La empresa deberá presentar, también ahora, un plan de viabilidad y que recoja medidas de mejora, y no podrá despedir a ninguna persona trabajadora.